Archivo de Público
Martes, 12 de Abril de 2011

Francia asegura que el arresto de Gbagbo "es una buena noticia"

EFE ·12/04/2011 - 10:16h

EFE - El presidente saliente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo (i), y su esposa Simone (d), tras su captura en una habitación del Hotel Golf de Abiyán, Costa de Marfil, ayer lunes 11 de abril.

El ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, subrayó hoy que el arresto del presidente saliente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, "es una buena noticia", e insistió en que las tropas francesas no fueron las que lo capturaron, sino que se limitaron a cumplir las resoluciones de la ONU.

Las fuerzas francesas de la misión Licorne "bombardearon objetivos militares" en Abiyán, pero luego fueron los militares leales al presidente reconocido por la comunidad internacional, Alassane Ouattara, los que entraron ayer en la residencia de Gbagbo y lo detuvieron, explicó Juppé en una entrevista a la emisora de radio "France Info".

En un nuevo desmentido de la implicación francesa en el derrocamiento del antiguo hombre fuerte de Costa de Marfil, el responsable diplomático afirmó que "la ONU y Francia querían el respeto de las resoluciones del Consejo de Seguridad. Nada más y nada menos".

Recordó que esas resoluciones establecían como principio la protección de la población civil y que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió al presidente francés, Nicolas Sarkozy, ayuda para neutralizar las armas pesadas que utilizaba el grupo de Gbagbo.

Más allá de esta polémica, Juppé insistió en que la caída de Gbabgo "es una buena noticia en primer lugar para los marfileños" que se van a poder dedicar ahora a la reconstrucción, pero "también para la democracia" porque el caso de Costa de Marfil y el respeto de los resultados electorales servirá de ejemplo en otros países africanos.

El ministro negó que su país hubiera apoyado a Ouattara por los vínculos que tiene con las instancias del poder en París, replicó que Gbagbo -al que "evidentemente" Francia no va a acoger- también había contado con apoyos en el pasado, en particular con el Partido Socialista francés.

Además, reiteró que la cuestión fue que el antiguo hombre fuerte perdió las elecciones de noviembre, como reconoció "de forma unánime" la comunidad internacional.

En cuanto a la reconciliación, afirmó que "corresponde a los marfileños asumir su destino", pero a continuación señaló que hace falta "el perdón" y luego "la constitución de un Gobierno de unión nacional" en el que "esperamos" que haya miembros del ámbito de Gbagbo.

Después vendrán "los procedimientos judiciales" contra el presidente saliente ante las instancias pertinentes.