Martes, 12 de Abril de 2011

Proteína extra mejora el metabolismo en niños muy enfermos

Reuters ·12/04/2011 - 17:39h

Por Anne Harding

El agregado de proteína extra a la nutrición enteral de niños en estado crítico mejora levemente los marcadores del metabolismo de las proteínas, según un estudio al azar realizado en España.

El equipo del doctor Jesús López-Herce explica que la dieta común no nutre lo suficiente a esos niños, que suelen estar mal nutridos o adquieren ese estado con el tiempo. Y mientras que el catabolismo de las proteínas supera la síntesis de las proteínas, sus necesidades calóricas son más bajas que en los niños sanos porque gastan menos energía.

El equipo del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, en Madrid, les administró al azar a 51 niños una dieta estandarizada o una enriquecida con 1,1 g de proteína/100 mL de fórmula.

Todos los niños recibían ventilación mecánica en una unidad de terapia intensiva. Tres cuartos tenían menos de 1 año de edad; la edad promedio era 7 meses. La mayoría había tenido una cirugía cardíaca o respiratoria. Se excluyeron los niños con nutrición parenteral.

Finalizaron el estudio 41 niños; a cuatro de los 10 que abandonaron se les extrajo la intubación antes de tiempo, cuatro necesitaron tratamientos especiales que hicieron descartar la calorimetría o modificar las necesidades energéticas, y dos no pudieron continuar con nutrición enteral.

Veinte niños, similares a los del grupo control, recibieron la intervención.

El 17 por ciento del grupo inicial tenía proteínas totales menores a 4,5 g/dL; el 29,3 por ciento tenía albúmina menor a 3 g/dL; el 38,2 por ciento tenía prealbúmina menor a 10 mg/dL, y el 93,3 por ciento tenía proteína de unión al retinol menor a 3 mg/dL. El 87 por ciento tenía niveles de transferrina por debajo de 200 mg/dL, publica online The Journal of Pediatrics.

A los cinco días, se registró una tendencia ascendente en los niveles de prealbúmina, transferrina y proteínas totales en los niños tratados con la dieta enriquecida. La intervención mejoró también el equilibrio de nitrógeno.

Aun así, la única mejoría estadísticamente significativa se registró en la proteína de unión al retinol.

No se observaron efectos adversos en los niños tratados con la dieta enriquecida, ni casos de hiperproteinemia.

López-Herce dijo a Reuters Health que la práctica habitual en los niños en estado crítico es administrarles el mismo tipo de fórmulas de nutrición enteral que a los niños sanos.

"Lo ideal es utilizar una dieta especial hiperproteica no hipercalórica, que aun no existe en pediatría (...) Por eso, deben recibir fórmula con suplemento proteico", añadió.

El equipo concluye: "El agregado de proteína por vía enteral es seguro y mejora algunos parámetros biomecánicos del metabolismo de las proteínas".

FUENTE: Journal of Pediatrics, 2011