Martes, 12 de Abril de 2011

Tropas francesas detienen al expresidente marfileño

Gbabgo se encontraba acorralado en su residencia. Su arresto "envía una fuerte señal a dictadores y tiranos en la región", advierte Clinton

PÚBLICO ·12/04/2011 - 06:00h

AFP - Gbagbo, junto a su esposa, Simone, en el hotel du Golf de Abiyán tras su captura por tropas francesas. -

"Les anuncio oficialmente que Laurent Gbagbo ha sido detenido. Se encuentra bien, está vivo y será llevado ante la Justicia para responder por los crímenes que ha cometido". Con estas palabras, el embajador marfileño ante la ONU, Youssoufou Bamba, anunciaba la caída del dictador, cuya negativa a abandonar el cargo hace cuatro meses desencadenó una espiral de violencia que ha dejado centenares de muertos y decenas de miles de desplazados.

Gbagbo se encontraba acorralado en su residencia desde hacía días, después de que sus tropas hubiesen perdido el control de gran parte de Abiyán y de las principales ciudades del país. Helicópteros franceses atacaron su vivienda durante toda la noche y, por la mañana, las fuerzas especiales de Francia le obligaron a abandonar su búnker subterráneo y a rendirse.

"Gbagbo fue arrestado por fuerzas especiales francesas en su residencia y fue entregado a los líderes rebeldes", indicó desde París Toussaint Alain, uno de los asesores de Gbagbo. Su portavoz en Costa de Marfil, Ahoua Don Mello, explicó a Reuters que Gbagbo salió de su búnker "y se rindió ante los franceses sin oponer resistencia".

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, se apresuró a aplaudir el arresto. "El expresidente Gbabgo se encuentra ahora bajo custodia del Gobierno del presidente Ouattara. Esta transición envía una contundente señal a dictadores y tiranos en toda la región y en todo el mundo", advirtió Clinton tras reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores de Finlandia, Alexander Stubb.

"[Los dirigentes] no pueden ignorar la voluntad de sus propios ciudadanos en eleccio-nes libres y justas y habrá consecuencias si se aferran al poder", afirmó la jefa de la diplomacia estadounidense.

Gbagbo, de 65 años, ha dirigido desde el año 2000 Costa de Marfil, el primer exportador mundial de cacao. En noviembre del año pasado fue derrotado en las elecciones presidenciales por su archirrival, Ouattara, pero se negó a admitir el resultado y dimitir, provocando duros enfrentamientos entre los partidarios de ambos bandos.

El embajador marfileño ante la ONU destacó que Gbagbo ha sido arrestado para "detener sus asesinatos y sus ataques". Por "motivos de seguridad", se negó a desvelar el lugar en que Gbagbo está detenido.

"Su era ha terminado. Ahora, Costa de Marfil podrá hacer frente a los graves problemas que tiene por delante, como la situación humanitaria y de seguridad. Hay que restablecer el orden público", indicó Bamba, quien aseguró que "la población en toda Costa de Marfil expresa ahora su alegría".

Entrega de armas

El diplomático marfileño se mostró convencido de que las fuerzas leales a Gbagbo "dejarán de luchar a medida que vayan conociendo la noticia" de su detención. Varios testimonios le daban ayer la razón. Un residente de Abiyán señaló a Reuters que vio a 15 soldados de Gbagbo entregando sus armas y uniformes a las tropas francesas. Una fuente militar de este país indicó a la agencia que más de cien miembros del Ejército de Gbagbo se habían rendido en las últimas horas.

El director de Human RightsWatch para África, Daniel Bekele, pidió que no se permita a Gbagbo disfrutar de "un exilio dorado en un país" que lo proteja de ser juzgado por sus crímenes. "Laurent Gbagbo está involucrado en crímenes contra la humanidad y otras atrocidades por las que debería ser llevado ante la Justicia", afirmó Bekele en un comunicado.