Lunes, 14 de Enero de 2008

Consuelo González regresa a Bogotá con pruebas de ocho rehenes de las FARC

EFE ·14/01/2008 - 15:17h

EFE - La ex congresista colombiana Consuelo González de Perdomo (d) habla con la prensa hoy en el aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, a unos 30 kilómetros de Caracas.

La ex legisladora colombiana Consuelo González de Perdomo regresó hoy a Bogotá con pruebas de vida de ocho secuestrados por las FARC con los que compartió la condición de rehén hasta hace cuatro días, cuando esa guerrilla la puso en libertad junto a la ex candidata a vicepresidente Clara Rojas.

Las pruebas son fotografías y cartas que las FARC entregaron el pasado 10 de enero al ministro venezolano del Interior, Ramón Rodríguez Chacín, delegado del presidente de su país, Hugo Chávez, en la liberación de ambas cautivas.

González y Rojas fueron entregadas entonces en las selvas del Guaviare, departamento al sureste de Bogotá, mediante una operación humanitaria liderada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que las traslado a Caracas, en aeronaves facilitadas por el Ejecutivo de Chávez.

"Son ocho pruebas de ocho personas que siguen esperando una posibilidad de libertad y un gesto o un acuerdo entre el Gobierno (colombiano) y las FARC", dijo la ex congresista a la prensa en una base militar del aeropuerto internacional bogotano de Eldorado.

Los documentos son de los ex congresistas Gloria Polanco, Jorge Eduardo Gechem y Orlando Beltrán y el ex gobernador Alan Jara, además del coronel Luis Medieta, el sargento Enrique Murillo, el capitán Willian Donato y el sargento Harvey Delgado.

La política viajó de regreso junto a sus hijas Patricia y María Fernanda, los esposos de ambas y su primera nieta, nacida hace dos años, cuando ella llevaba algo más de cuatro en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

González fue secuestrada el 10 de septiembre de 2001 en la carretera que comunica a Pitalito, la localidad del suroeste en la que nació hace 57 años, con Neiva, la capital del departamento suroccidental del Huila.

Los rebeldes la integraron a una relación de rehenes, ahora conformada por 44 personas, que pretenden canjear por unos 500 insurgentes presos, incluidos dos entregados en extradición a Estados Unidos.

Una vez que descendió del avión gubernamental venezolano que la transportó, González fue abrazada por familiares de los rehenes con quienes compartió el último año de secuestro en las selvas del sureste del país y, también, por un antiguo compañero de cautividad, el policía John Frank Pinchao, quien en abril de 2007 se les escapó a los guerrilleros tras pasar poco más de nueve años como rehén.

El alcalde de Bogotá, el izquierdista Samuel Moreno, también se desplazó a la terminal para recibir a Consuelo González, igual a como lo hizo el domingo con Clara Rojas, a quien también dio la bienvenida a la libertad.

La ex cautiva dijo luego: "estoy inmensamente emocionada de regresar a mi patria, pero de manera libre, disfrutando de todos mis derechos, con mi familia".

En este sentido, ratificó declaraciones previas en las que ha anunciado su compromiso de trabajar por la liberación de los otros 44 rehenes.

Entre ellos está la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, también de nacional francesa y que tuvo como fórmula electoral a Clara Rojas, la madre de Emmanuel, nacido en cautividad y con quien se reencontró el domingo en Bogotá tras regresar de Caracas.

La ex parlamentaria señaló que va a "convocar a todas las fuerzas del país para que diseñemos una estrategia conjunta con el Presidente (Álvaro Uribe), con el pueblo, con otros países, para un proceso que tiene que terminar con la libertad de los secuestrados".

La cruzada tiene el lema de "libertad para todos ya", impreso en camisetas blancas que ella y sus familiares vistieron para regresar a su país.