Archivo de Público
Martes, 12 de Abril de 2011

Antonio Najarro dirigirá el Ballet Nacional de España

La ministra de Cultura lo designó ayer en el cargo después de un proceso con otras 16 candidaturas

PÚBLICO ·12/04/2011 - 07:00h

El coreógrafo y bailarín, durante una actuación. - EFE

El bailarín y coreógrafo madrileño Antonio Najarro se hará cargo desde el próximo 1 de septiembre, y durante los próximos cinco años, del Ballet Nacional de España (BNE), en sustitución de José Antonio Ruiz, anunció ayer la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde.

La candidatura de Najarro (1975), bailarín del BNE entre 1997 y 2002, fue seleccionada por el Consejo Artístico de la Danza entre las 16 candidaturas presentadas, 11 de ellas de hombres. Sinde detalló que su propuesta es "integradora" y persigue una "transición fluida y armónica" para abarcar todos los estilos de la danza española.

Najarro ha lanzado un mensaje enérgico y positivo: "Quiero que encuentren en mí a alguien muy cercano. Voy a intentar apoyar a todo el mundo y sacar lo mejor que pueda sacar". El camino hasta esta designación no ha sido fácil para Najarro, ya que su compañía, que cesará su actividad en agosto, estaba "muy consolidada".

Najarro pretende "defender, difundir y dar cobertura a la danza española" desde la "armonía constante del repertorio con las nuevas creaciones; que sea un espejo de lo ya creado y dé posibilidades a nuevos creadores". Aunque en su compañía ha optado por fusionar muchos géneros distintos, del patinaje al flamenco, ese no será el objetivo para el BNE, en el que tendrá cabida el folclore español, "que será una de sus columnas fundamentales", explicó.

Una apertura dinámica

Su objetivo es que el Ballet Nacional de España sea una entidad "en continuo diálogo; que no sea hermética, que se invite a artistas de relevancia y que el país sienta que es un núcleo en movimiento". Antonio Najarro, que dejará de bailar para volcarse al cien por cien en la gestión de la entidad cultural, estimó que "el cambio tiene que ser respetuoso y constructivo, apoyando el proyecto de la anterior dirección".

"Entro en el BNE a dar lo mejor de mí mismo, con la mente abierta y preparado para recibir y dar lo mejor. Cualquier decisión que tome sobre plantilla o audiciones será después de un trabajo minucioso con cada uno" de los 28 bailarines que la componen, concluyó el coreógrafo.