Lunes, 14 de Enero de 2008

Colom anuncia un Gobierno para los más pobres y combate sin cuartel a las mafias

EFE ·14/01/2008 - 16:48h

EFE - El nuevo presidente de Guatemala, Álvaro Colom, pronuncia un discurso luego de haber tomado posesión de su cargo, durante la ceremonia de investidura en la Gran Sala del Teatro Nacional Miguel Ángel Asturias, en Ciudad de Guatemala.

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, anunció que el Gobierno de cuatro años que inició hoy será para los más pobres y que dará una lucha sin cuartel a las mafias y el crimen organizado.

"Hoy empieza el privilegio de los pobres, de los sin oportunidades y es un compromiso adquirido en los últimos nueve años", dijo con voz quebrada Colom, durante su discurso de investidura como el séptimo presidente de la democracia en Guatemala.

En este país, con más de 13 millones de habitantes, el 42 por ciento de ellos indígenas, el 51 por ciento del total de sus habitantes vive en la pobreza.

El presidente aseguró estar "convencido de que dándole más al que menos tiene, Guatemala tendrá más potencial y el cambio que se merece".

Colom manifestó que a pesar del frágil sistema político del país, el 4 de noviembre pasado, día de las elecciones que le dieron la victoria, en segunda vuelta, "se produjo un milagro político".

"Hoy le toca a Guatemala, por primera vez en 50 años, un cambio hacia un gobierno socialdemócrata", señaló sin mencionar, sin embargo, la sucesión de la derecha política en el poder, desde el cambio democrático de 1986, incluida la administración de su predecesor, Oscar Berger.

Antes, se sucedieron regímenes militares y golpistas que gobernaron el país con mano dura entre la intervención militar de Estados Unidos de 1954 y 1985, con la creación de una nueva Constitución y la celebración de las primeras elecciones del nuevo periodo democrático ese mismo año.

"Como bien señaló, usted y yo no somos del mismo partido, pero ambos somos guatemaltecos", apuntó Colom a Berger, a quien agradeció por la "madurez y profesionalismo" del Gobierno saliente, que ha permitido que "el cambio empiece hoy"

Este cambio, subrayó, le permitirá a iniciar un Gobierno con "responsabilidad económica" y encaminado a la "reducción de la pobreza", porque la justicia, añadió, es el alma de un pueblo".

El nuevo jefe de Estado aseguró que gobernará "con solidaridad y humildad", Guatemala "un país "mágico" con 23 pueblos y con un gran potencial cultural, artesanal, agrícola y turístico.

"Siento la historia sobre mi espalda", declaró Colom, al recordar cincuenta años de luchas, de intolerancia, de desigualdad y discriminación. "Una guerra que todavía tiene heridas sangrando", apuntó.

Álvaro Colom explicó que su política socialdemócrata se basará en la armonía para alcanzar una verdadera conciliación en el país.

"Vamos a luchar por esa unidad del país y los pueblos indígenas", anunció Colom, tras señalar que esta es la primera vez en la historia republicana que se invita al Consejo de Ancianos Mayas a un cambio de poder.

De los 23 pueblos indígenas reconocidos en Guatemala, Colom dijo "que están esperando por la eliminación de la discriminación", aunque en su primer gabinete solo ha incluido a un representante de esas comunidades, Jerónimo Lanceiro, nuevo ministro de Cultura.

Explicó, por otra parte, que su plan de Gobierno estará basado en la productividad, y en ese sentido hizo un llamado a los empresarios a ganar más dinero pero a producir más y con responsabilidad social.

En este campo, prometió reglas claras para promover la inversión extranjera y la generación de empleo.

También mencionó un programa de Gobernabilidad con el fortalecimiento de la justicia y la seguridad para luchar contra la impunidad reconocida que aqueja al país.

"Declaramos una guerra sin cuartel a las mafias y al crimen organizado", afirmó el ahora presidente del país con uno de los más altos índices de violencia común de la región y un promedio de 16 muertes violentas diarias.

Además, anunció que convocará a un diálogo nacional para que su Gobierno discuta con todos los sectores del país la creación de la "Guatemala que queremos y cuánto nos cuesta".

Promoverá, asimismo, la modificación de la Ley Electoral para que el sistema político se consolide y que en las futuras elecciones no se permitan las "campañas negras", fundamentadas en calumnias y difamaciones.