Lunes, 11 de Abril de 2011

La soja es segura para las mujeres que tuvieron cáncer mamario

Reuters ·11/04/2011 - 17:30h

Por Fran Lowry

Los alimentos de soja no aumentan el riesgo de reaparición del cáncer de mama o de muerte en las mujeres que ya tuvieron la enfermedad, revela un meta análisis presentado en la reunión anual de la Asociación Estadounidense para la Investigación del Cáncer.

"Las mujeres que consumen soja con moderación pueden estar tranquilas de que no están aumentando su riesgo de sufrir una recaída", dijo la autora principal, doctora Xiao Ou Shu, del centro médico de la Vanderbilt University, en Nashville.

"Las mujeres que quieren adoptar un estilo de vida saludable para mejorar su pronóstico de cáncer mamario y su salud general pueden incluir con moderación productos de soja a su alimentación", añadió.

El equipo de Shu analizó los datos de la iniciativa After Breast Cancer Pooling Project, que incluyó a más de 16.000 mujeres de entre 20 y 83 años atendidas en tres centros de Estados Unidos y uno de Shanghái.

(Los autores aclaran que los estudios fueron observacionales y ciertos factores del estilo de vida, que no pudieron controlar, habrían sesgado los resultados).

A todas las participantes se les había diagnosticado cáncer de pecho invasivo primario. Sus respuestas a cuestionarios de frecuencia alimentaria habían revelado que las estadounidenses consumían unos 3,2 milogramos (mg) diarios de isoflavonas de soja, una cantidad significativamente menor que los 45,9 mg entre las mujeres chinas.

En 9,2 años, 2.622 mujeres tuvieron una recurrencia tumoral y 2.592 murieron.

El equipo observó que el grupo que más productos de soja consumía despus del diagnóstico de cáncer tenía un 15 por ciento menos riesgo de tener una recaída de la enfermedad y de morir por cualquier causa.

Los autores hallaron también que las mujeres que más soja consumían (más de 23 mg por día) tenían un 9 por ciento menos riesgo de morir y un 15 por ciento menos riesgo de volver a desarrollar un tumor mamario que el grupo que menos soja ingería (0,48 mg por día o menos).

Por otro lado, las usuarias de tamoxifeno que más isoflavonas consumían corrían menos riesgo de morir por cualquier causa y de volver a desarrollar un tumor que las que no tomaban ese fármaco y menos soja ingerían.

Los resultados no se pueden extender a los suplementos de soja.

Shu concluyó: "Se necesita un ensayo clínico randomizado controlado para evaluar el efecto del consumo de alimentos de soja en el pronóstico del cáncer mamario y para conocer cuál es el papel de cada suplemento de isoflavonas en ese pronóstico".