Lunes, 11 de Abril de 2011

Asocian alto consumo femenino de café con incontinencia urinaria

Reuters ·11/04/2011 - 16:05h

Por Amy Norton

Las mujeres que a diario consumen gran cantidad de bebidas con cafeína tendrían algo más de riesgo que el resto de desarrollar incontinencia urinaria, lo que además aviva el debate sobre si la cafeína agrava ese trastorno frecuente.

En un estudio sobre más de 65.000 mujeres estadounidenses, un equipo halló que las que más cafeína consumían (cuatro o más tazas de café por día o 10 latas de gaseosa) eran más propensas que las que menos consumían a desarrollar incontinencia urinaria en cuatro años: tenían un 19 por ciento más riesgo de tener problemas para controlar la vejiga (por lo menos una vez por semana).

Nada de eso ocurrió entre las consumidoras de 299 miligramos (mg) de cafeína (tres tazas de café) o menos por día.

En cambio, en el grupo que más cafeína consumía (450 mg o más) diariamente, la cafeína estuvo especialmente asociada con episodios de incontinencia urinaria por urgencia, que es un tipo de incontinencia en la que se pierde orina por una necesidad repentina de orinar.

Los resultados, publicados en Journal of Urology, no prueban que la cafeína cause los problemas de control de la vejiga en las mujeres. Y si así fuera, lo sería sólo cuando se consume en grandes cantidades.

"Sólo lo observamos en las que más cafeína consumían, es decir, cuatro tazas o más de café por día", dijo Mary K. Townsend, coautora del estudio. "No ocurrió lo mismo en las que menos cafeína consumían", agregó Townsend, de la Escuela de Medicina de Harvard.

Para ella, es muy pronto para hacer recomendaciones sobre el consumo de café, ya que se necesitan más estudios para confirmar los resultados. Pero señaló: "El estudio sugiere que evitar el consumo elevado de café también sería útil para las mujeres sin incontinencia urinaria y que quieren prevenirla".

Los resultados surgen de los datos de dos estudios sobre enfermeras de Estados Unidos de entre 37 y 79 años al inicio de las investigaciones.

De las 65.176 mujeres sin incontinencia inicial, la mitad consumía menos de 150 mg de cafeína por día (menos de una taza de café) y un 9 por ciento ingería 450 mg o más diariamente (cuatro o más tazas de café o 10 tazas de té o latas de gaseosas con cafeína).

Un 2,7 por ciento del segundo grupo desarrolló incontinencia urinaria por año durante los cuatro siguientes, comparado con el 1,9 por ciento del grupo que menos cafeína ingería.

Tras considerar muchas variables, el consumo elevado de cafeína estaba asociado con un 19 por ciento más riesgo de desarrollar el trastorno urinario.

Según Townsend, la cafeína causaría incontinencia por sus propiedades diuréticas y las personas con vejiga hiperactiva serían más vulnerables a ese efecto. Existen pruebas también de que dosis bajas de cafeína pueden acelerar las contracciones musculares de la vejiga.

La incontinencia urinaria es dos veces más común en las mujeres que en los hombres y el riesgo aumenta con la edad. En Estados Unidos, se estima que casi un cuarto de las mujeres de 60 y 70 años tienen por lo menos una pérdida urinaria por mes; lo mismo le sucede a un tercio de las mayores de 80 años.

FUENTE: Journal of Urology, online 18 de marzo del 2011