Lunes, 11 de Abril de 2011

El FMI prevé un crecimiento global del 4,5 por ciento en 2012 pese a incertidumbres

EFE ·11/04/2011 - 16:08h

EFE - Tampoco se puede obviar el devastador terremoto y posterior tsunami que golpeó a Japón el 11 de marzo. EFE/Archivo

Las incertidumbres en todo el planeta, desde el terremoto de Japón, las revueltas en países árabes o las crisis en Europa, no frenarán el crecimiento mundial, que alcanzará el 4,4 % este año y el 4,5 % en 2012, pronosticó hoy el FMI.

El último informe de las "Perspectivas Económicas Mundiales" del Fondo Monetario Internacional constata de nuevo que el mundo sigue creciendo a dos velocidades, aunque cada vez más acompasadas.

El organismo observa que las economías ricas crecen ya más de lo esperado, hasta el punto de que ha elevado en una décima la previsión para 2012, hasta el 2,6 %, en tanto que los emergentes, con riesgos de sobrecalentamiento, crecerán un 6,5 % el próximo año, la misma cifra adelantada en enero.

La economía mundial, que el año pasado creció un 5 %, ha entrado en 2011 en el segundo año de evolución positiva tras la crisis financiera, y aunque sigue habiendo un alto desempleo y un exceso de gasto público en muchos países, algunos de los riesgos de entonces se han atemperado.

No obstante, advierte el Fondo, han surgido otros factores que, sin tener un impacto fuerte en el crecimiento, podrían crear tensiones sociales, como ha ocurrido en Oriente Medio con el encarecimiento de los alimentos.

El FMI reconoce que esta subida de los precios de las materias primas y de los alimentos "representa una amenaza para los hogares pobres y exacerba las tensiones socioeconómicas, particularmente en Oriente Medio y el Norte de África".

El Fondo reconoce estar vigilando de cerca la propagación de las revueltas sociales, que de momento está elevando la prima de riesgo de la deuda soberana, frenando el turismo y reduciendo las inversiones extranjeras de los países afectados.

La región crecerá este año un 4,1 %, una décima menos que lo proyectado hace seis meses, aunque el Fondo ha corregido ampliamente las previsiones para Egipto, cuya economía se expandirá un 1 % este año, y de Túnez, un 1,3 %.

Otro de los factores a vigilar es la subida del precio del petróleo, pero los expertos del organismo apuntan que con la información que tienen sobre la mesa "los trastornos ocurridos hasta ahora tendrán apenas efectos mínimos sobre la actividad económica".

Tampoco se puede obviar el devastador terremoto y posterior tsunami que golpeó a Japón el 11 de marzo. De momento, dice el Fondo, "el impacto macroeconómico proyectado es limitado" aunque, reconoce, las "proyecciones están rodeadas de gran incertidumbre".

De hecho, el FMI ha elevado en tres décimas las expectativas de crecimiento de Japón para 2012, al 2,1 %, aunque la de este año ha sido rebajada en dos décimas, al 1,4 %.