Archivo de Público
Lunes, 11 de Abril de 2011

Israel califica de "error" pactar un alto al fuego con Hamás

El ministro de Exteriores de Israel afirma que establecer una tregua con la organización va en contra de los intereses de su país, sometido, según él, al ritmo de enfrentamientos que impone Hamás

MARÍA SEVILLANO/AGENCIAS ·11/04/2011 - 09:45h

EFE/Ali Ali - Una mujer espera frente a un mural en el campo de refugiados de Jabaliya, en la Franja de Gaza, ayer, cuando se produjo un acercamiento entre Hamás e Israel.

Este lunes el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, ha deshechado la posibilidad de interrumpir los ataques de su Ejército al considerar que este pacto es un "error" que va "contra los intereses nacionales de Israel", después de que el domingo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sugiriese que el país podría estar listo para pactar un alto al fuego con Hamás.

En la jornada previa, mediadores internacionales habían conseguido un acercamiento entre las dos partes. Todas las facciones palestinas acordaron un alto al fuego (por segunda vez desde el viernes ), mientras que Israel dio su consentimiento sin confirmación oficial, lo que alentaba al fin de una nueva ola de violencia que se desató el pasado jueves cuando un cohete anticarro procedente de Gaza impactó contra un autobús escolar, hiriendo al conductor y un menor. Tras este ataque, 19 palestinos, civiles y milicianos, han fallecido en bombardeos del Ejército israelí. 

Ahora, Lieberman ha afirmado que Hamás "está luchando una guerra de desgaste contra nosotros", mientras que Israel no puede permitirse una situación" en la que ellos deciden cuándo hay tregua y cuándo la zona se calienta", según se recoge en la versión digital del Jerusalem Post . Asimismo, el responsable de la diplomacia israelí ha reclamado el cumplimiento de los acuerdos de la coalición gubernamental con el derechista Likud, de Benjamin Netanyahu, que incluyen entre los objetivos del Ejecutivo acabar con el gobierno del movimiento islamista Hamás en Gaza.

Una tregua que no llega

Esta nueva ola de violencia entre los dos bandos ha sido vista como la más intensa tras el fin de la operación 'Plomo Fundido ', desarrollada entre finales de diciembre 2008 y principios de enero de 2009, que se saldó con la muerte de 1.400 palestinos, entre ellos cientos de niños, y 13 israelíes, en su mayoría militares.

Para Lieberman, Hamás ha utilizado la calma que ha seguido a la operación para rearmarse y organizarse. "Hubo calma y Hamás se aprovechó de ella para adquirir más armas de contrabando. Recordamos cuando los Al Kasam (cohetes GRAD, con escasa potencia) sólo tenían un alcance de 20 kilómetros, y hoy llegan a Beersheba y Ashdod (a unos 40 kilómetros), y al final alcanzarán Tel Aviv", ha explicado el titular de Exteriores.

La sombra de una tregua entre ambas facciones habría rebajado considerablemente la escalada de violencia en la zona, que se sintió durante el domingo, cuando, según ha informado la agencia EFE, se vivió una jornada en calma tras dos días en los que las milicias palestinas lanzaron más de 130 cohetes y proyectiles de mortero contra territorio israelí, y el Ejército judío bombardeó múltiples posiciones de las milicias en la Franja, provocando varias muertos.