Lunes, 11 de Abril de 2011

El eficaz medio mentiroso

Pepe supera a Lass y Khedira como robabalones

LADISLAO J. MOÑINO ·11/04/2011 - 08:20h

Pepe trata de robar un balón a Llorente en el partido del sábado. efe

Hasta el minuto 87, Casillas no jugó un balón en corto en San Mamés. Lo hizo para Arbeloa y el Athletic recuperó la pelota. El Madrid tenía el partido rematado con el 0-3 pero, por si acaso, en los siguientes saques de puerta que hubo hasta el final del choque, Casillas volvió al manual de todo el partido: patada en largo. En San Mamés no estuvo Xabi Alonso en el once inicial y Granero jugó por delante de Lass y Pepe. La consecuencia de esa disposición fue un fútbol directo que convirtió a Casillas en uno de los principales lanzadores del juego del Madrid.

La presencia de Pepe en el eje del centro del campo tuvo un doble efecto. Fue un medio mentiroso. Destruyó mucho, pero intervino muy poco en la elaboración. Situado por delante de Albiol y Garay, Pepe vio discurrir el juego sin apenas iniciar una jugada. La pelota pasaba o por encima de su cabeza o era jugada hacia un costado. El plan diseñado por Mourinho no le requería para esa tarea en primera instancia. Aunque sí en segunda: en los rechaces. De hecho, Pepe ganó uno que generó la jugada del primer penalti. Ganó un balón dividido y lanzó a Di María. Robo adelantado, toque vertical y gol. Una de las secuencias que más gustan a Mourinho.

Con el luso en el centro del campo Casillas ejerció de lanzador principal

Defensivamente, la aportación de Pepe fue imperial. Fue el jugador madridistaque más balones recuperó, 12, cinco más que Lass, y ocho más que Granero. Pepe cumple con creces uno de los requisitos fundamentales de los stopper de mediocampo. Tiene una diagonal defensiva muy rápida para hacer las coberturas. Sus números del sábado en defensa mejoraron sensiblemente los que acostumbran a registrar Lass y Khedira. Pepe robó un balón cada ocho minutos, mientras que el francés y el alemán tienen una frecuencia de un robo cada 12 minutos y cada 14, respectivamente. "Ha hecho un partidazo, nos ha dado confianza por delante de los centrales. Mourinho le conoce desde hace diez años y sabe que puede jugar ahí", dijo Karanka.

Queiroz fue el gran impulsor de Pepe como mediocentro. Siendo seleccionador de Portugal, le hizo jugar en esa posición en algunos partidos de clasificación para el Mundial y en un par de amistosos. Creía tanto en él para esa posición que en Suráfrica, en el cruce de octavos con España, le hizo jugar junto a Raúl Meireles y Tiago.

Pellegrini también probó con él en esa posición en algunos partidos de la pretemporada pasada. Lo veía como una alternativa de urgencia. Por entonces, Xabi Alonso también resaltó sus cualidades: "Es potente, bueno en la recuperación de la pelota y muy fuerte en el uno contra uno. No es malo como centrocampista".

La otra gran aportación de Pepe en San Mamés fue en el juego aéreo, en el que ayudó a parar a Llorente. Despejó 11 veces con la testa, sólo una menos que Albiol.