Lunes, 11 de Abril de 2011

"Occidente debe armar a los rebeldes libios"

Gilbert Achcar, experto en mundo árabe. Aboga por el final de la intervención militar en Libia

TRINIDAD DEIROS ·11/04/2011 - 01:00h

Achcar, en la sede de Izquierda Anticapitalista. T. d.

El intelectual antiimperialista libanés Gilbert Achcar (Senegal, 1951) ha denunciado la "hipocresía" que se esconde tras el objetivo, supuestamente humanitario, de la intervención occidental en Libia. Sin embargo, este experto en mundo árabe, profesor de la reputada School of Oriental and African Studies (SOAS) de la Universidad de Londres, no se opuso al principio a los bombardeos de la coalición aliada, pues consideraba que "no había alternativa para evitar que Gadafi cometiera una carnicería". En Madrid, donde ha asistido a un acto organizado por Izquierda Anticapitalista, ha defendido que esa alternativa sí existe ahora: armar a los rebeldes.

¿Por qué cree que se deben detener los bombardeos de la OTAN en Libia?

Una vez que se ha destruido la fuerza aérea y parte de los blindados de Gadafi, la urgencia de evitar una masacre, que se planteaba cuando el régimen se disponía a tomar Bengasi, ya no existe. Por ello, creo que se debe detener la intervención militar directa. Eso sí, teniendo en cuenta la necesidad de apoyar al movimiento popular libio, considero que la demanda de que se detengan los bombardeos tiene que ir acompañada con la solicitud de que se arme a los rebeldes.

Es una opción que parece suscitar dudas éticas.

A aquellos que tienen algún problema al respecto, les recordaría que Gadafi fue armado por los países que intervienen ahora. La Unión Europea ha vendido más de mil millones de dólares en armas al régimen libio desde 2005. Son ellos quienes armaron a Gadafi y ahora es su responsabilidad dar a los sublevados los medios para defenderse de él. Desde el principio he dicho que no nos podíamos oponer a la zona de exclusión aérea porque era una reivindicación del movimiento popular; hoy, la reivindicación de ese movimiento es obtener armas para continuar luchando.

"No hay razones para desconfiar tanto del Consejo Transitorio libio"

Pero los rebeldes están a favor de los bombardeos

Piden los bombardeos precisamente porque no tienen armas. No hay más que ver las fotos: no es un Ejército, son camionetas con metralletas puestas encima, y enfrente tienen a un Ejército de verdad. Además, Gadafi creó unidades militares dirigidas por sus hijos y por miembros de su tribu; es decir, gente que tiene una lealtad personal hacia él, y además está utilizando el dinero del petróleo y concediendo primas cada vez más altas a quienes aún le apoyan.

¿Por qué entonces no se les da armas a los rebeldes?

"Los bombardeos de Gadafi a los rebeldes libios no son peores que los de Gaza"

El hecho de que ciertos gobiernos occidentales, por ejemplo el Gobierno español, se opongan a la entrega de armas es porque no confían en los sublevados. Como no saben cuál va a ser la orientación final de ese movimiento popular, no quieren entregarles armamento. Hay miedo de que esas armas acaben por caer en manos hostiles a Occidente. Sin embargo, no hay razones para desconfiar tanto. El programa del Consejo Nacional Transitorio Libio es democrático y prevé elecciones libres y respeto a los derechos humanos. Y además Occidente no tuvo el menor reparo en proporcionar armas a Gadafi, el hombre que ahora describen como un criminal y que ellos sabían muy bien que era un criminal y un terrorista. La hipocresía debería tener límites.

¿Y el supuesto objetivo humanitario de la intervención militar?

La idea de que la razón de la intervención es humanitaria no se tiene en pie. No hay más que mirar a países como Congo, donde la situación es dramática: los cálculos del número de muertos en este país desde hace cinco o seis años son espantosos, y sin embargo vemos el desinterés de las potencias occidentales. Los bombardeos de las fuerzas de Gadafi para aplastar la rebelión libia no son tampoco peores que el bombardeo del Ejército israelí sobre Gaza, en 2008 y 2009, y en Líbano en 2006. Ahí vemos el doble rasero de la comunidad internacional.

¿Cuáles son entonces las auténticas razones?

Están relacionadas con el petróleo, aunque todas las compañías petroleras occidentales están ya presentes en Libia. El motivo es que si hubiésemos visto en las televisiones del mundo entero, ya que todas estaban allí, una masacre a gran escala en Bengasi, ¿cómo hubiesen podido las capitales occidentales continuar haciendo negocios con Gadafi? Se hubiesen visto obligadas a decretar un embargo, y con la crisis económica mundial, esto era impensable para ellos. Prefirieron impedir la masacre, pero no por razones humanitarias, sino económicas.

Noticias Relacionadas