Archivo de Público
Lunes, 11 de Abril de 2011

El banco malo, la solución vetada hace un año

El supervisor negó el pasado verano esta opción a un conjunto de entidades a las que ahora se lo permitirá

M. ALBA / V. ZAFRA ·11/04/2011 - 08:00h

En tres días, los tres o incluso cuatro planes que las entidades en apuros han enviado al Banco de España para cumplir con los requisitos de capitalización del nuevo decreto de cajas quedarán discriminados a una única hoja de ruta. "Con lo que diga esa partitura (ideada por las propias entidades y corregida por el Banco de España) tendremos que conseguir hacer música (capital) el 30 de septiembre", indican en una caja. Antes de esa fecha, las entidades tendrán que ejecutar sus planes de recapitalización. Ingeniería financiera que en muchos casos soportará la creación de los conocidos coloquialmente como bancos malos, donde se aglutinan todos los activos tóxicos (suelo, stock de vivienda y morosidad) de una entidad.

En algunos casos, estas entidades nocivas no cotizadas servirán para aumentar el atractivo ante los inversores de los bancos que salgan a Bolsa. Será el caso de Bankia, CaixaBank o el futuro que integre a Unicaja y Caja España-Duero. "Cuanto más tóxico sea el malo, mejor precio podrá conseguir el sano", explican desde un fondo, que calcula que ahora la acción de Bankia, la entidad que lideran Caja Madrid y Bancaja, podrá salir con un descuento del 30% sobre el valor en libros, una cifra inferior a la que se temía hasta ahora, teniendo en cuenta que CaixaBank marcó un 20% como descuento mínimo.

"El Banco de España está alentando esta vía", aseguran desde el sector financiero

En otros casos, como el de Novacaixagalicia, el banco malo parece también ser la única vía para sanear una entidad que ha solicitado 2.622 millones de euros en la segunda tanda de petición de ayudas pública, lo que significará su nacionalización. En la CAM, otra de la entidades acuciadas por la supervivencia, la opción de la entidad nociva no se contempla ahora. Primero, porque esperan un compañero solvente con el que integrarse; y segundo, porque el consejo de la caja alicantina es consciente de que salir a Bolsa en estos momentos, con una calificación de bono basura, significaría tirar por los suelos el valor de la entidad. Desde el sector financiero, sin embargo, se insiste en que ningún banco "entrará a salvar a la CAM sin que se le separe toda su toxicidad".

La avalancha de bancos malos que ahora sí van a salir adelante con la aquiescencia del supervisor llega después de que el organismo dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez se haya negado a esta solución desde el principio de la crisis. El pasado verano no se lo autorizó a un conjunto de cajas que estaban iniciando su integración. Entonces, el organismo argumentó que no iba a tolerar ningún tipo de vía para separar lo nocivo o peligroso de los balances de las entidades. La estrategia pasaba, les insistió el supervisor, por hacer frente a cualquier activo problemático con más saneamientos. Desde entonces las cosas han cambiado mucho. En ese momento todavía no se hablaba de pedir más capital y la exigencia primordial eran los saneamientos. A esas mismas entidades, el supervisor tiene previsto ahora dar luz verde a su plan de banco malo.

El cambio de percepción se transmite desde el sector. Incluso, algún dirigente de cajas que participó esta pasada semana en unas jornadas sobre el sector financiero, llegó a comentar que "esta solución se está alentando desde el propio supervisor". "La solución de los bancos malos la vamos a tener que pagar todos. Debemos de estar quedando como chapuzas en Europa", critica Javier Niederleytner, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles.

El éxito y el fracaso de un modelo similar

Suecia

Fue el primer país en crear un verdadero banco malo subvencionado por el Estado. Decidió ponerlo en marcha después de que el desplome del precio de la vivienda se llevara prácticamente por delante a cinco de los siete mayores bancos del país. En esta entidad se depositaron los créditos morosos de todos los bancos, aunque a cambio el Estado entró en el accionariado de las entidades. Resultó un éxito. Las entidades salieron adelante y el Estado recuperó buena parte de los 65.000 millones de coronas que había inyectado.

Irlanda y Alemania

La idea de imitar a Suecia se ha planteado en varios países. En España lo han pedido muchos pero el Banco de España se negó hasta hace semanas. Irlanda siguió a Suecia, pero no tuvo el mismo resultado a la vista de que sus principales bancos siguen necesitando ingentes ayudas. Alemania aprobó una ley en 2009 para dar cobertura a este tipo de entidades nocivas, pero no han proliferado mucho y las que lo han usado no han salido adelante. WestLB fue el primero en usarlo e Hypo Real State acaba de solicitar la creación de otro. El sistema financiero alemán sigue siendo uno de los más necesitados de reestructuración.