Domingo, 10 de Abril de 2011

El autor del tiroteo en un centro comercial holandés tenía licencia de armas

EFE ·10/04/2011 - 12:53h

EFE - Dos policías inspeccionan uno de los coches del parking del centro comercial de la localidad holandesa de Alphen aan den Rijn (Holanda), donde se produjo un tiroteo que acabó con la vida de seis personas, el 9 de abril de 2011.

El presunto autor del tiroteo que tuvo lugar la víspera en un centro comercial en la localidad holandesa de Alphen aan den Rijn fue un joven de 24 años miembro de un club de tiro y con licencia de armas, según han informado hoy las autoridades locales.

El supuesto responsable de la matanza de siete personas, que se suicidó de un tiro en la cabeza tras abrir fuego a la entrada del centro comercial, es un joven autóctono llamado Tristan van der Vlis.

El suceso se produjo ayer a mediodía en la localidad ubicada a unos 20 kilómetros de Amsterdam, en el sudoeste del país, una hora en la que el centro comercial se encontraba muy concurrido.

Seis personas fallecieron en el lugar de los hechos y la séptima en el hospital, donde aún permanecen ingresados diez heridos, tres de ellos en estado grave.

El autor del tiroteo dejó en su coche una nota en la que indicaba que había colocado explosivos en otros tres centros comerciales en Holanda, algo que fue descartado por la policía tras evacuar e inspeccionar estos lugares.

Pese a que Van der Vlis fue interrogado por la policía en 2003 por violar la ley holandesa de armas, se le concedió más tarde el permiso necesario para tener armamento, según informó el portal web de la radio pública holandesa Radio Netherlands.

El joven poseía legalmente cinco armas de fuego, tres de las cuales llevaba consigo cuando se produjeron los hechos, aunque no está claro si empleó alguna de ellas en el tiroteo.

Los testigos presenciales afirman que abrió fuego con un arma automática o una ametralladora, un tipo de armamento que no podía haber obtenido legalmente, explicaron las autoridades locales.

En una rueda de prensa celebrada ayer, la fiscal Kitty Nooy desmintió que el joven viniera "de un entorno militar", y señaló que éste dejó una carta de despedida a su madre, con la que vivía en un apartamento de la localidad, aunque no ofreció detalles del contenido de la misiva.

El suceso ha generado una gran conmoción en Holanda, donde más de 4.000 personas han dejado por ahora sus condolencias a las víctimas en una web especialmente habilitada con dicho fin (www.condoleance.nl), y ha reabierto el debate sobre la legislación para la tenencia de armas de fuego.

Asimismo, la policía de Rotterdam detuvo anoche a un adolescente de 17 años en la localidad de Hoogvliet por afirmar en la red social Twitter que la matanza de ayer "sería repetida" en dicho lugar.