Sábado, 9 de Abril de 2011

Kaká se agranda en el experimento

El brasileño entiende las críticas de la afición blanca contra él, y confía en "conquistarla"

GONZALO CABEZA ·09/04/2011 - 22:00h

Kaká celebra con Granero e Higuaín uno de sus goles. - AP

La alineación del Madrid fue, cuanto menos, sorprendente. Mourinho ha pasado un año defendiendo una estructura, diciendo que, a diferencia de otros, él no haría experimentos extraños. En su teoría el fútbol es algo demasiado serio como para hacer ese tipo de cosas. El luso se ha llegado a quejar de una alineación del Sporting al considerarse daño colateral porque Preciado no hubiese puesto a todos sus titulares contra el Barcelona.

Hoy, sin embargo, las esencias se desdibujaron. El presupuesto del Madrid permite que los suplentes sean piezas de alto lujo, pero no por ello dejan de ser suplentes. Cristiano, Marcelo, Xabi Alonso, Carvalho, Adebayor y Özil miraban desde el banquillo, extrañados por no ser ellos los protagonistas. Sólo hay un caso similar en esta temporada, en la vuelta de cuartos de final de Copa contra el Levante, un partido prescindible en lo futbolístico ya que los blancos habían ganado 8-0 en la ida.

Karanka, que volvió a sustituir a Mourinho en la sala de prensa, defendió la nueva estrategia del luso. "Se ha visto que todos los jugadores están capacitados y que todos son importantes", consideró después del partido. Entre todos los suplentes destacó a uno, el que más cariño necesita y la mayor decepción en el Madrid de los últimos tiempos: Kaká. Ya dijo Mourinho en su día que los problemas del brasileño tienen más relación con la cabeza que con las piernas. Que su juego se resiente por la falta de confianza. En ese sentido, dos goles pueden ser un punto de inflexión, un pequeño empujón para volver a se importante. Aun siendo ambos de penalti. Karanka, optimista, vio en Kaká una evolución notable. "Ha estado impresionante. Se le ve en la forma de correr, en la expresión que tiene en la cara después de un año de lesiones. Es importante que esté porque ahora vienen partidos importante y nos va a venir de maravilla", comentó el técnico.

La confianza de Kaká

El brasileño, feliz, también cree que este partido le servirá para recomponer su cabeza. "Los dos goles son muy importantes para la confianza personal", repitió como un mantra. No oculta que las cosas no le han ido bien y que, incluso, ha sido visto como sospechoso por la grada. "Entiendo a la afición y sé que hay que conquistarla. Espero que con el tiempo y en los partidos importantes pueda hacerlo", recita Kaká. El sábado se juega el primero de los cuatro clásicos ante el Barça, un encuentro vetado para Granero tras la quinta amarilla que vio. Él considera "injusta" la cartulina y espera que los comités se la quiten.

El rompecabezas de Mourinho llevó a Pepe a jugar de mediocentro, posición en la que ha jugado en varias ocasiones con Portugal pero que no había tocado prácticamente en el Real Madrid. Karanka también tuvo elogios para él: "Ha hecho un partidazo, dando mucha tranquilidad y confianza al equipo"

Caparrós, en el otro bando, no cree que el protagonista del partido vistiese de blanco. Atacó al árbitro. "Yo podría sacar ahora un papelito", dijo recordando la escena que montó Mourinho depués de un Madrid-Sevilla para quejarse del trencilla. Su problema, claro, los dos penaltis en contra: "El primero creo que sí ha sido penalti, pero el del segundo tiempo ha sido demasiado riguroso. Antes ha habido una jugada calcada con Muniain que no ha pitado. Es demasiada diferencia". El resultado, claro, fue visto como "demasiado castigo" por el técnico de Utrera. Orbaiz, su capitán, discrepa: "Nos han ganado 0-3, algo habrán hecho mejor que nosotros".

Noticias Relacionadas