Sábado, 9 de Abril de 2011

El Inter de Madrid

Mourinho destroza al Athletic con una alineación cargada de defensas y suplentes. Di María, un estilete a la contra, provoca dos penaltis y Kaká los ejecuta con eficacia. Cristiano marca su gol 28 en Liga

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·09/04/2011 - 19:45h

 

Mourinho sólo engaña con el verbo, nunca con la caligrafía. Provoca, tergiversa, esconde y exagera cuando habla, pero a la hora de dibujar una alineación siempre escribe lo que siente. Acierte o no. Lleva días anunciando que la Liga no le interesa, pero montó un once pensado para asaltar San Mamés por las bravas. Sin complejos y a sopapos. Para sumar tres puntos sin desgastar a las estrellas -Cristiano, Özil, Xabi Alonso, Marcelo...-, plácidamente sentadas en el banquillo.

El técnico portugués edificó dos equipos en uno

El técnico portugués edificó dos equipos en uno: atrás, seis tipos duros con la misión de defender a sangre y fuego cada centímetro de hierba, sin dejarse amilanar por la prevista presión bilbaína; por delante de ellos, cuatro finos estilistas encargados de buscarle las cosquillas a la zaga local. Se las encontraron una y otra vez, aprovechando el desconcierto del grupo de Caparrós.

El Athletic, acostumbrado a solventar sus duelos caseros aferrado a la garra antes que al fútbol, se topó con un rival contundente en el cuerpo a cuerpo y mortal en ataque. Y se desmadejó. Empeñados en buscar la trifulca en vez de la pelota, los vascos se estamparon contra el Madrid y, en último caso, contra Pepe y Lass, dos hombres sin piedad y, en ocasiones, sin conocimiento: se juegan la roja en acciones incomprensibles. Gurpegi, también desquiciado y al borde de la expulsión, fue la imagen de un Athletic carente de recursos e impotente.

Mourinho dice despreciar la Liga, pero trabaja para ganarla

Di María apareció para desnudar el empeño de Caparrós en adelantar a su equipo, provocó el primer penalti y abrió un agujero táctico y anímico que fue agrandándose con el paso de los minutos. Sólo la falta de puntería del propio argentino y de su paisano Higuaín, muy discreto, permitieron al Athletic mantener la esperanza de una remontada en el segundo tiempo. No fue así.

Firme atrás y letal a la contra, en el mejor estilo de su amado y poderoso Inter, el Madrid de Mou dominó el encuentro de cabo a rabo. Y otra genialidad de Di María, un nuevo penalti y el segundo gol del resucitado Kaká cerraron la tarde. Mourinho dice despreciar la Liga, pero trabaja para ganarla. Por si acaso.

Ficha del partido

0 - Athletic: Iraizoz; Iraola, San José, Ekiza, Castillo; Gurpegi (David López, m. 46), Javi Martínez (Iturraspe, m. 62), Orbaiz, Muniain; Llorente y Toquero (Gabilondo, m. 78).

3 - R. Madrid: Casillas; Ramos, Albiol, Garay (Carvalho, m. 77), Arbeloa; Lass, Pepe, Granero; Di María (Xabi Alonso, m. 67), Higuaín (Cristiano, m. 61) y Kaká.

Goles: 0-1. M. 13. Kaká, de penalti, cometido por Iraizoz al arrollar a Di María. 0-2. M. 54. Kaká, de penalti, cometido por Castillo al derribar a Di María. 0-3. M. 70. Cristiano entra por la banda izquierda, sienta a San José y bate a Iraizoz con la derecha.

Árbitro: Clos. Amarilla a Gurpegi, Iraizoz, Granero, Ramos, Lass, Casillas, Javi Martínez y Arbeloa.

San Mamés: 40.000 espectadores.