Sábado, 9 de Abril de 2011

Al menos dos muertos por incidentes en la plaza Tahrir

El Consejo Superior de las Fuerzas Armadas dice que la concentración estaba dirigida contra "matones" y "sabotajes"

EUROPAPRESS ·09/04/2011 - 17:12h

Cientos de personas caminan por la Plaza Tahrir después de la noche de los disturbios. AFP PHOTO

Al menos dos personas han muerto y otras trece se encuentran heridas por disparos después de que el Ejército egipcio dispersara la noche del viernes a la multitud concentrada en la plaza Tahrir de El Cairo, según informaron dos fuentes médicas.

Sin embargo, los militares han desmentido el uso de munición real para disolver la protesta, retomada este sábado por miles de personas que han vuelto a instalar tiendas de campaña en la emblemática plaza.

Mientras el Consejo de Supremo de las Fuerzas Armadas, que gobierna el país desde la dimisión de Mubarak el pasado 11 de marzo, asegura que la concentración estaba dirigida contra "matones" y miembros del Partido Nacional Democrático de Mubarak implicados en "sabotajes".

los militares han desmentido que se haya empleado munición real Los propios manifestantes, que exigen el procesamiento judicial del ex presidente Hosni Mubarak y la satisfacción plena de las demandas de la Revolución del 25 de Enero, han asegurado que los militares abrieron fuego en las inmediaciones de la plaza Tahrir e incluso mostraron charcos de sangre de los heridos. Por el momento se desconoce si había otros elementos armados en la zona aparte de los soldados.

La versión de los testigos

Vecinos de la zona escucharon los disparos entre las 2.00 y las 5.30 horas, misma hora en la España peninsular, cuando el toque de queda oficialmente concluye a las 5.00 de la mañana.

Testigos presenciales citados en la edición digital del diario Al Ahram han asegurado que los militares emplearon además armas táser, granadas de gas lacrimógeno y cargaron con porras.

Sobre las 6.00 los militares se retiraron de la zona de Tahrir y miles de manifestantes volvieron a ocupar la plaza, en la que ardían un autobús y un camión del Ejército. En el suelo quedaban las piedras empleadas durante la confrontación, pero los manifestantes han levantado de nuevo tiendas y han anunciado que no se retirarán hasta que se cumplan sus exigencias.