Lunes, 14 de Enero de 2008

La crisis de la banca americana salpica a Banco Santander

Tendrá que restar de sus resultados parte de la depreciación de Sovereign

V. ZAFRA / D. ANGLÉS ·14/01/2008 - 22:38h

Los bancos españoles no tienen prácticamente hipotecas basura en sus balances (unos 1.000 millones de euros, según el Banco de España), pero la crisis que han provocado estos productos en la banca americana puede acabar perjudicando a sus cuentas como si las tuvieran.

El primer afectado directo en España será Banco Santander, que ayer vio cómo su participada en Estados Unidos, Sovereign Bancorp, admitía unos costes de 1.580 millones de dólares por la crisis (casi 1.100 millones de euros) y ahondaba en su debacle bursátil.

El banco estadounidense, del que Santander posee un 24,99%, vale ya un 57% menos de lo pagado por Emilio Botín. Ante esta evidencia, la entidad española tiene ahora dos opciones: la más factible, según los analistas, es que reste parte de sus beneficios de 2007 para compensar esta pérdida de valor de su participada o que opte por no hacerlo porque no está obligada legalmente.

La decisión final se conocerá el 7 de febrero, cuando presente sus resultados. Los analistas coinciden en que esa depreciación se reflejará en sus cuentas, aunque no se atreven todavía a valorar en qué cuantía. Sólo recuerdan que Botín pagó 2.300 millones de euros por una participación que ahora está valorada en 850 millones.

Lo que sí tienen claro es que el dinero saldrá de las millonarias plusvalías extraordinarias conseguidas en el año.

Oportunidad de compra

Claro que la debacle de los bancos estadounidenses en bolsa y especialmente de Sovereign bien puede acabar beneficiando a corto plazo al banco español. Y es que comprar ahora la totalidad de la entidad –situada entre las veinte mayores del país– cuesta casi una tercera parte que hace un año, lo que supone una gran oportunidad de entrar de lleno en el primer mercado financiero del mundo.

Santander, que ayer cayó un 1,39% en bolsa, tendría que invertir poco más de 2.500 millones para hacerse con el 75% de Sovereign, una inversión mínima comparada con los más de 19.000 millones que ofertó por una parte de ABN Amro o los más de 13.000 millones que pagó por Abbey.

No obstante, esa adquisición tiene unas limitaciones. Santander tiene que esperar a que el Consejo de Sovereign le invite a comprar la totalidad de la entidad a precio de mercado antes del 31 de mayo. A partir de esa fecha y hasta junio de 2009, se complica la operación porque estaría obligado a comprar a 40 dólares por acción, cuatro veces más que ahora.

Mientras tanto, la crisis sigue dando coletazos en Estados Unidos y le costará 16.200 millones de euros a Citigroup, según diversos medios financieros internacionales. Desde el pasado agosto, este grupo ha perdido casi el 50% de su valor en bolsa, mientras que otros gigantes, como Bearn Stearns o Merrill Lynch, se han dejado más de un 40%.

Noticias Relacionadas