Sábado, 9 de Abril de 2011

El Gobierno defiende en la UE la solvencia de "hasta la última" caja

Alemania, el BCE y el FMI apoyan la gestión de la crisis en España y la desvinculan de Portugal. Salgado asegura que el Gobierno se ha adelantado a las exigencias europeas en los próximos test de estrés

DANIEL BASTEIRO ·09/04/2011 - 12:16h

Tras sentar el viernes las bases para el rescate de Portugal, los ministros de Economía de la Unión Europea se prepararon para apagar otro gran fuego: el de los resultados de las pruebas de resistencia a la banca, o test de estrés, que se harán públicos en junio. Elena Salgado defendió la solidez del sector de las cajas de ahorro, en pleno proceso de reestructuración, y aseguró que tras él pasará la prueba "hasta la última" de estas entidades.

En la práctica, eso quiere decir que todos los bancos pasarán el examen europeo, ya que a diferencia de otros países, España ha decidido someter a casi la totalidad del sector financiero a las pruebas. La vicepresidenta económica defendió ante el resto de ministros la reforma del sistema financiero, que exige hasta un 10% de capital para las cajas no cotizadas y un 8% para el resto. "La diferencia" con lo exigido en la prueba, un 5% de capital de calidad, "nos permite anticipar que pasarán esos exámenes", confió lavicepresidenta.

El año pasado, cinco de las siete entidades que en la UE suspendieron las pruebas fueron cajas de ahorro españolas, algo que levantó críticas y rumores sobre la solvencia del sistema financiero español. Salgado lamentó que entonces algunos observadores internacionales no valorasen la transparencia total del ejercicio en España y la poca importancia relativa de las cajas en el conjunto del sector financiero. Sin embargo, este año será distinto, según Salgado, porque el Gobierno se ha adelantado a las exigencias europeas, que cristalizaron en la obligación de actuar inmediatamente para recapitalizar cualquier entidad que no supere las pruebas de resistencia. "Nosotros hemos introducido esa exigencia en una norma legal", que combinada con "la transparencia que valoran los mercados" evitará que las cajas se conviertan en un argumento que señale a España como siguiente en la lista de países poco fiables.

Buenas críticas

Los restantes participantes en la reunión dieron por buenas las tesis del Gobierno sobre las cajas y la gestión global de la crisis. "España se encuentra en buenas condiciones y considero que los mercados internacionales comparten esta opinión", aseguró el alemán Wolfgang Schäuble, que aprovechó para conocer de primera mano los detalles al compartir mesa y mantel durante más de cuatro horas al lado de la vicepresidenta. España está "en la buena dirección para combatir la crisis y el paro", aseguró Jean Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo (BCE). Visiblemente satisfecha, Salgado relató cómo el número dos del Fondo Monetario Internacional (FMI), John Lipsky, había asegurado que "en los últimos seismeses las noticias más importantes que había habido, más positivas, venían de España".

Para Trichet, España está "en la buena dirección para combatir la crisis"

Sin embargo, las previsiones de crecimiento del FMI, como las de la Comisión Europea, distan enormemente de las del Gobierno. Salgado defendió sus estimaciones, "pegados a los datos", y recordó que en los últimos años las instituciones internacionales han venido aproximando sus pronósticos a los del Ejecutivo. La propia Salgado se vio obligada esta semana a revisar sus previsiones para los próximos años, en los que el paro seguirá siendo una gran amenaza. Según ella, "las previsiones mejorarán" si se culminan con éxito las reformas estructurales que quedan por hacer y el acuerdo sobre la negociación colectiva.

Sucesión de Trichet

Por otra parte, los ministros de Economía de los 27 constataron en los pasillos el monumental atasco en el que se encuentran las negociaciones para acordar el nombre del nuevo presidente del BCE, en sustitución de Trichet. Tras la caída en desgracia de Axel Weber, el gobernador del Banco de Alemania, la UE está falta tanto de candidatos que conciten consenso como de una idea clara sobre el tiempo que queda para encontrarlos.

Salgado aseguró que el debate no está todavía abierto, pero el mandato de Trichet concluye el 1 de noviembre y en junio, como desea Alemania, debería darse a conocer el nombre del sucesor. El perfil del director de orquesta de la autoridad monetaria es de gran importancia, ya que la institución ha sido garante de la liquidez del sector bancario europeo y ha comprado masivamente deuda de los países en apuros. Pero la dirección del BCE, con una gran influencia sobre los mercados, también puede ser un instrumento para presionar a gobiernos o entidades financieras, algo que Trichet ha negado hacer, por ejemplo, en cuanto a la decisión de Portugal de recurrir finalmente a la UE en busca de un rescate.

Otro caso en el que el papel del BCE es fundamental es la salida de Grecia del túnel en el que se encuentra al seguir siendo blanco de la desconfianza de los mercados pese al apoyo de la UE. Trichet descartó, junto al comisario de Economía, Olli Rehn, una reestructuración de la deuda griega, asegurando que Grecia debe continuar con las reformas hasta que den fruto.

Noticias Relacionadas