Viernes, 8 de Abril de 2011

El enfado en los hospitales catalanes toma la calle

La Conselleria de Salut quiere recortar las plantillas un 10%

PÚBLICO ·08/04/2011 - 23:05h

Profesionales médicos protestant ante la puerta del Hospital Clínic, hoy.

Las plantillas de los principales hospitales catalanes no dan tregua al Govern. Las direcciones de los centros han ido explicando estos últimos días a los representantes de las plantillas sus intenciones para asumir el recorte del 10% planteado por la Conselleria de Salut y las noticias no ha tardado en convertirse en protestas en la calle. Desde el miércoles no hay día que no haya un corte de calle o carretera en Barcelona para protestar por las medidas de ahorro que deberá aprobar ahora el Ejecutivo de Mas. Y, mientras, el conseller de Salut, Boi Ruiz, trata a los trabajadores de "extremadamente alarmistas".

Este viernes, en el Hospital de Bellvitge, unas 1.000 personas 1.500 según los sindicatos se unieron para protestar. A diferencia de otros días, los trabajadores del centro contaron con el apoyo de algunos usuarios y ciudadanos, y como ya venían haciendo desde el miércoles, cortaron la Gran Vía, uno de los principales accesos por el sur a Barcelona.

Los concentrados expresaron su decisión de no cesar sus reivindicaciones, y gritaron consignas como "esta sanidad la vamos a salvar" y lemas contra el presidente de la Generalitat. Aseguran no tener datos sobre las medidas de ahorro que se aplicarán en el hospital, pese a que la dirección plantea el cierre de 9 de sus 16 plantas durante más de tres meses, la supresión del 40% de la capacidad quirúrgica y el cierre de las consultas externas en horarios de tarde.

Las medidas son similares en todos los grandes hospitales. En el de la Vall d'Hebron se registró hoy la primera situación tensa tras el anuncio del plan de choque. Unos 50 trabajadores del centro trataron de impedir el cierre de una de las plantas, pese a que su eliminación no formaba parte del plan de recortes, sino que ya estaba prevista de cara a las vacaciones de Semana Santa. De los pacientes que se han visto afectados por el cierre, algunos han sido derivados a un centro, la Fundación Puigvert, un centro concertado.

La plantilla volvió a concentrarse frente al edificio principal del centro y luego cortó el tráfico en los laterales de la Ronda de Dalt, otra importante arteria barcelonesa. Alrededor de 300 trabajadores se sumaron a la protesta. Los ajustes conllevarán el cierre de 500 camas, casi la mitad de las actualmente operativas.

Más insistentes se mostraron los profesionales del Hospital del Mar, que desde el jueves se concentran dos veces al día, a las ocho de la mañana y a las tres de la tarde. Este viernes, unos 200 facultativos volvieron a cortar durante cerca de 15 minutos el paseo que muere justo a las puertas del Hospital del Mar.

Los recortes en este centro se incluyen dentro del plan de choque que atañe al Parc de Salut Mar, una institución que, además del Hospital del Mar, abarca varios centros asistenciales y un centro sociosanitario de geriatría y psiquiatría. Segun los sindicatos, el recorte total será de 14 millones de euros.

Similar incidencia tuvieron las protestas en el Hospital Clínic. Unos 200 empleados interrumpieron su actividad al mediodía para mostrar su rechazo a las medidas. En su caso, los concentrados optaron por cortar la calle Villarroel durante cerca de 20 minutos.

La gerencia del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona aún no ha comunicado el plan de choque propuesto por la Generalitat a sus trabajadores. Hoy estaba prevista una reunión entre la dirección del centro y los profesionales, pero al final fue desconvocada "a instancias del Institut Català de Salut", según explicó uno de los miembros de la junta de personal de Can Ruti, Vicky Serrano (CCOO).

Desconcierto en Badalona

"Esta situación genera tensión e incertidumbre entre los trabajadores del centro, teniendo en cuenta los planes de choque de los otros hospitales catalanes de referencia", alertó este viernes Serrano, que recuerda la sensación de "sufrimiento" entre los profesionales. Según la representante sindical, la actuación de la Generalitat es "temeraria".

Pese a desconocer el alcance del plan de ajuste, fuentes de CCOO vaticinaron que los recortes a Germans Trias i Pujol seguirían "la misma línea de que los de la Vall d'Hebron y Bellvitge", y que podrían concretarse en el cierre de una planta del hospital y los cuatro quirófanos de cirugía menor.