Viernes, 8 de Abril de 2011

El secretario general de la OTAN lamenta la muerte de rebeldes en un ataque

EFE ·08/04/2011 - 11:12h

EFE - Libios hacen la señal de victoria mientras gritan consignas durante los rezos del viernes en Bengasi, Libia.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, lamentó hoy "profundamente" la muerte de varios rebeldes libios en un ataque realizado ayer por aviones aliados contara varios tanques de la oposición a Muamar al Gadafi.

"Este es un incidente muy desafortunado. Lamento profundamente la pérdida de vidas", señaló Rasmussen en una declaración al canal de televisión de la OTAN.

Estos comentarios se produjeron poco después de que un responsable militar de las operaciones de la OTAN en Libia admitiera que los ataques cerca de la ciudad de Brega mataron ayer a varios combatientes rebeldes, pero aseguró que la Alianza no tenía por qué disculparse por ese incidente.

Rasmussen recalcó que la situación sobre el terreno en Libia "es muy inestable" y recordó que el régimen de Gadafi ha usado en el pasado sus carros de combate para atacar a la población civil.

La OTAN hace cumplir en Libia el mandato del Consejo de Seguridad de la ONU para proteger a los civiles, motivo por el que los aviones de la organización tienen en su punto de mira a los equipos militares que pueden emplearse para atacar a la población.

Aún así, Rasmussen aseguró que "hacemos todo lo posible para evitar víctimas civiles" en las operaciones.

El subcomandante de las operaciones aliadas en Libia, el contraalmirante británico Russell Harding, declaró a la prensa desde el cuartel que la OTAN tiene en Nápoles (Italia) que las informaciones procedentes de Libia acerca de que un ataque aliado mató a combatientes rebeldes parecían ser ciertas.

"Parece que dos de nuestros ataques podrían haber resultado en la muerte de fuerzas de Consejo Nacional de Transición (CNT) que operaban con tanques", señaló Harding.

El militar, sin embargo, rechazó disculparse por el incidente, pues explicó que la OTAN no tenía constancia de que los rebeldes estuviesen en posesión de tanques, un tipo de armamento que hasta ahora sólo había sido utilizado por el régimen de Gadafi.