Viernes, 8 de Abril de 2011

Rubalcaba: "A Rajoy sólo le falta decir visca el Barça"

Acusa al líder del PP de transmutarse al  decir que está dispuesto a escuchar la propuesta de "pacto fiscal" de CiU

PÚBLICO.ES /AGENCIAS ·08/04/2011 - 14:50h

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha acusado al líder del PP, Mariano Rajoy, de hacer un "ejercicio de transmutación política que pasará a los anales de la historia" al viajar a Catalunya y decir que está dispuesto a escuchar la propuesta de "pacto fiscal" de CiU.

Según Rubalcaba, cada vez que se acercan unas elecciones, Rajoy sufre una "metamorfosis", "se pone la barretina, coge el AVE a Barcelona" y sólo le falta decir "visca el Barça", ha ironizado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El PP "piensa que los catalanes tienen amnesia", dice Rubalcaba

Los catalanes no tienen "amnesia total" y no olvidarán la actitud y la "tradición" del PP en esa comunidad, ha advertido.

Al 'número dos' del Ejecutivo, según ha dicho, esta toma de posición le supuso "una sorpresa mayúscula" porque implica que Rajoy "se ha olvidado" de que estuvo en contra del nuevo modelo de financiación y que siempre lo ha "denostado". Por eso, ha dicho que le gustaría oír a Rajoy diciendo las mismas palabras y sufriendo esa misma "transmutación" en Madrid, Andalucía o Extremadura.

Pero además, ha añadido que aún le supuso "una sorpresa mayor" oír a Rajoy decir que está dispuesto a hablar del "pacto fiscal" que propone el presidente catalán, Artur Mas, porque ha pasado de impugnar ante el Tribunal Constitucional el modelo de financiación del Estatuto de Catalunya a "decir que está dispuesto a hablar de todo" "El pacto fiscal es el concierto económico, para ser claros", ha apostillado.

A juicio de Rubalcaba, el PP "piensa que los catalanes tienen amnesia" y que no van a recordar su actitud anterior hacia Catalunya contra el 'Estatut', pero le ha advertido de que su intento de metamorfosis "es un ejercicio inútil".

El giro copernicano de Rajoy

Las palabras Rajoy, esta semana, fueron sorprendentes porque, hasta la fecha, el jefe de la oposición siempre había rechazado de plano la demanda de un pacto fiscal en la línea de un concierto económico.

Rajoy ha renegado de ello continuamente. En mayo de 2010, en un coloquio con el empresariado catalán en Sitges, se opuso a extender a Catalunya un modelo de financiación similar al vasco o el navarro porque su impacto sería "tremendo para las finanzas públicas generales". "Yo no lo apoyaría", dijo entonces.

Meses después, ya en medio de la campaña catalana, siguió manteniendo que su partido no negociaría este asunto con CiU en ningún caso porque, a su juicio, rompe las reglas del juego que se fijaron los partidos políticos en la Constitución de 1978. Después de darle carpetazo, marcó otra línea roja: no a los temas identitarios. Estas demandas podrían, según los conservadores, frenar la posibilidad de alcanzar en el futuro un nuevo pacto como el que sellaron en el hotel Majestic José María Aznar y Jordi Pujol en 1996.