Miércoles, 3 de Octubre de 2007

Las pestañas de Kate: premio a los mejores efectos especiales

ASA (Autoridad de Estándares Publicitarios) denuncia la manipulación de las imágenes del anuncio para Rimmel de Kate Moss en lo que parece un nuevo caso de publicidad engañosa en máscara de pestañas.

Roberto Enríquez ·03/10/2007 - 15:09h

BOB POP - Kate Moss, protagonista secundaria de una polémica menor.

Primero fue el asunto de Penélope Cruz para ese anuncio de L'Oréal, que nos hacía creer que aquello no era una máscara de pestañas normal, sino un auténtico producto milagro, que a más de uno nos provocó malos pensamientos y deseos, e incluso nos planteamos probar su efectividad para otros usos menos confesables.

Algunas semanas más tarde, una asociación de buenas prácticas publicitarias ha denunciado un  engaño similar en los spots televisivos de la modelo Kate Moss para la marca Rimmel. Aunque esta vez el procedimiento es algo más sofisticado que el rudimentario método de las pestañas postizas que L'Oreal utilizó con Cruz. Esta vez hay post-edición digital de por medio, lo que la agencia responsable de la producción,  J. Walter Thompson, define como "limpiar y destacar las pestañas".  Y que, en menos palabras, podríamos resumir en "trucar".

¿Para cuándo una auditoría sobre la capacidad de limpieza del mayordomo cachas? Me pregunto.