Viernes, 8 de Abril de 2011

El Foro Hispano Alemán insta a completar la reforma del mercado laboral en España

EFE ·08/04/2011 - 11:51h

EFE - Francisco González, presidente del BBVA, durante su intervención en el foro Hispano-Alemán, centrado en la recuperación económica, que se celebra en Berlín.

El VI Foro Hispano Alemán cerró hoy en Berlín con un llamamiento general a completar la flexibilización del mercado laboral en España y a continuar con las reformas que aseguren el futuro de la Unión Europea y la eurozona.

Tanto el miembro del consejo directivo del Banco Central Europeo (BCE), José Manuel González Páramo, como el presidente del BBVA, Francisco González, coincidieron en sus intervenciones en urgir al Gobierno español a desarrollar al máximo la reciente reestructuración del mercado laboral.

"Se acabó eso de que la política laboral es asunto de cada país", apuntó en este sentido, para añadir a continuación que es preciso homogeneizar los mercados laborales dentro de la Unión Monetaria y Económica.

"Alemania entendió que su mercado de trabajo no se llevaba bien con el euro y lo reformó. Su índice de paro es ahora mas bajo que antes de la crisis. En España, sin embargo, es el doble. Es la diferencia entre los países que hicieron sus deberes a tiempo y aquellos que no", ejemplificó González Páramo.

El presidente del BBVA, Francisco González, afirmó que el proceso de reformas en España está "bien encaminado", pero subrayó que "hay que rematarlo lo antes posible", con la flexibilización del mercado laboral y el saneamiento de las cajas de ahorros.

"España tiene una ventana de oportunidad de pocas semanas para abordar la reforma del mercado laboral y además tiene que aclarar en muy poco tiempo la reforma de las cajas de ahorros", señaló González.

En lo relativo al desempleo en España, el presidente del BBVA calificó la situación actual de "lamentable", con un 20 por ciento de paro, y añadió que el país "tiene urgencia de crear puestos de trabajo".

Sobre la reestructuración del sector financiero en España, González exigió un límite para el tiempo que las cajas pueden disponer de dinero público.

"Las cajas deben tener ese dinero el menor tiempo posible. Hay que poner un límite a ese tiempo: no pueden ser años, deben ser meses", aseguró.

Una vez saneadas, estas instituciones financieras deberían "ser compradas por grandes bancos" y, agregó, "no sólo nacionales", abriendo la puerta a la entrada de entidades extranjeras en el capital de las cajas de ahorros.

González y González Páramo, pero también otros oradores como el exministro alemán de Finanzas Peer Steinbrück, negaron además que el euro se encuentre en crisis y coincidieron en hablar de problemas de refinanciación de la deuda de algunos socios de la Unión Monetaria.

González Páramo subrayó ante los mas de cien invitados de la política, banca y empresariado de ambos país que el euro es "el ejemplo mas completo de solidaridad", el "destino común" de los miembros de la eurozona y una moneda que "suscita plena confianza internacional".

"No hay vida fuera del euro", dijo de manera mas tajante aún el presidente del BBVA, quien reconoció sentirse personalmente "sorprendido" "por su éxito enorme" y el trabajo "extraordinario" del BCE, a la vez que animó a Alemania a asumir un papel de liderazgo mas claro en el viejo continente.

González y Steinbrück coincidieron también en afirmar que la crisis de la eurozona se veía venir, pero que, como dijo el presidente del BBVA, "nadie tuvo el coraje político de atacar a ese toro a tiempo".

Steinbrück, titular de Finanzas durante el anterior gobierno de gran coalición de la canciller federal, Angela Merkel, calificó sin embargo de equivocadas algunas medidas adoptadas para afrontar la crisis como "el error del BCE al comprar deuda pública" de los países afectados.

"La peor perspectiva es que el BCE tenga que crear un 'bad bank' para la deuda pública" de países como Grecia, Irlanda o Portugal, afirmó Steinbrück, quien considera además que los mecanismos acordados en la última cumbre de la UE no serán suficientes para resolver los problemas de Europa.