Archivo de Público
Viernes, 8 de Abril de 2011

Pajín critica a los medios que cobijan opiniones como las de Sostres

La ministra de Sanidad no cree que la publicación de la polémica columna de opinión fuera un error de 'El Mundo'.

PÚBLICO.ES ·08/04/2011 - 11:03h

MARTA JARA - La ministra de Sanidad, Leire Pajín, ayer durante su intervención en el pleno del Congreso de los Diputados.

La ministra de Sanidad, Leire Pajín, no cree que el verdadero problema de textos como el que ayer escribió el polémico periodista Salvador Sostres disculpando al 'asesino de la webcam' se encuentre en el autor, sino en los medios de comunicación que amparan, contratan y sirven de altavoz a personas que piensan así.

En una entrada en su blog, titulada A mí no me importa Sostres, Pajín defiende que la publicación ayer, en el diario El Mundo, del artículo de  Sostres pueda atribuirse a un error, como justificó el director del diario, Pedro J. Ramírez. "No era la primera vez. Puede que no sea la última", teme la ministra.

No se puede "ser tibio ni jugar con las palabras"

Pajín achaca el visto bueno a la publicación a "la tibieza con la que algunos profesionales de medios de comunicación siguen abordando la violencia de género". "El problema es que la tibieza llega a veces a tal punto que se les va la mano y cruzan el límite", sostiene.

Datos para no andar entre dos aguas

La violencia de género es un problema demasiado serio como para dejar márgenes a la ambigüedad.  No se puede "ser tibio ni jugar con las palabras", recuerda. 17 mujeres muertas en lo que va de año, 74 en 2010, casi 100.000 con protección policial y más de 100.000 denuncias al año son una losa demasiado pesada como para caminar entre dos aguas.

Más aún si ese juego lo practican medios de comunicación, que "ejercen una función social de transmisión de información y conformación de opinión reconocida y protegida por la Constitución". "Tienen una responsabilidad evidente en la transmisión de valores", recuerda Pajín, al tiempo que insta a que colaboren a erradicar la violencia "o al menos que no contribuyan a justificarla"

Es la forma, prosigue la ministra, de evitar que "los Sostres del mundo tengan un altavoz que les da volumen, que haya quienes jalean y dan  categoría a sus pobres palabras" Y más, recuerda, cuando "uno de esos amplificadores es una televisión pública pagada con los impuestos de los ciudadanos de Madrid", recuerda en referencia a la tertulia Alto y claro de Telemadrid,  cuando en un descansado Sostres aprovechó para exponer sus preferencias sexuales ante un grupo de escolares: "¿Sabes, la auténtica cosa esta casi virginal, que aún no huelen a ácido úrico, que están limpias? Que tienen olor a santidad, sabes, que parecen lionesas de crema, dulces (…) de estos pelos del primer rasurado, que aún no pican (…)".