Lunes, 14 de Enero de 2008

Munúa: "Si me reconcilio con Aouate, Lotina nos readmitirá"

El portero uruguayo ha pedido disculpas a su compañero por la pelea y espera volver pronto a contar para el equipo.

AGENCIAS ·14/01/2008 - 21:19h

El uruguayo Gustavo Munúa, portero del Deportivo de La Coruña, ha asegurado que si se reconcilia con el israelí Dudú Aouate tras el enfrentamiento que tuvieron en el vestuario del equipo gallego el pasado viernes, el técnico deportivista, Miguel Ángel Lotina, les readmitirá.

"Lo que nos pide el entrenador es que hablemos entre nosotros y que solucionemos el tema para poder volver lo antes posible a los entrenamientos", afirmó en el estadio de Riazor tras la reunión que mantuvo con el técnico en la sede social del club.

El preparador del Deportivo habría dado marcha atrás en su decisión de prescindir de los dos porteros lo que resta de temporada y confiar la meta al cancerbero del filial, Fabricio Agosto, que debutó el domingo ante el Villarreal (4-3). "Tengo un año de contrato y el Deportivo es dueño de mi pase. Obviamente iba a acatar lo que decidiera el Deportivo o el entrenador. Ojalá todo vuela a la normalidad cuanto antes", dijo el portero.

Disculpas por su pelea

Munúa inició su comparecencia ante los medios de comunicación pidiendo perdón a todos por el incidente que ocurrió tras el entrenamiento del viernes y que dejó a Aouate con ocho puntos de sutura en las proximidades del ojo izquierdo.

"Quiero empezar pidiendo disculpas a un compañero como Aouate por lo protagonizado y a toda su familia, que seguro lo está pasando muy mal, también a su entorno, al Deportivo y al deportivismo, a mis compañeros, al cuerpo técnico y al fútbol en general porque fue una situación muy incómoda y me da vergüenza", señaló.

El portero charrúa, que mantuvo silencio desde los hechos del viernes, dio su versión de lo ocurrido en el vestuario de la ciudad deportiva de Abegondo, una interpretación diferente a la que ofreció Aouate, quien declaró que Munúa le había golpeado por sorpresa.

"Fue un momento de calentura de los dos. Discutimos desde lejos y fuimos el uno a por el otro, pero fueron diez segundos, nada más. Ojalá nunca vuelva a suceder una cosa de estas", explicó el guardameta uruguayo.

"Son cosas que no tendrían que haber ocurrido nunca. Me podría haber pasado a mí y no a él, y me siento muy mal porque pensé que no iba a ser para tanto", agregó el cancerbero, que había conseguido haber arrebatado la titularidad a Aouate desde principios de diciembre. 

Noticias Relacionadas