Viernes, 8 de Abril de 2011

Los mercados españoles se hacen fuertes al contagio

El Tesoro supera con éxito la colocación de deuda pública a tres años

PILAR BLÁZQUEZ ·08/04/2011 - 01:00h

Las malas noticias cuando se esperan se encajan mejor. Así le pasó ayer a la Bolsa española que consiguió subir un 0,4%, hasta los 10.849 puntos a pesar de que le tocó asimilar la petición de rescate de Portugal, la confirmación oficial de la subida de tipos por parte del BCE y un nuevo terremoto en Japón seguido de alerta de tsunami.

Esa tranquilidad nada tiene que ver con los fuertes movimientos que el mercado español vivió tras los rescates de Grecia e Irlanda. Los bancos, los más expuestos a la deuda portuguesa, fueron los valores que celebraron con fuertes subidas la petición de rescate. De hecho, si la subida de la Bolsa no fue mayor, fue por el impacto a última hora del nuevo terremoto en Japón que motivo una salida masiva del dinero más miedoso y llevó a pérdidas a las principales bolsas europeas, excepto a la portuguesa que ganó un 1,18%.

La Bolsa portuguesa celebra en solitario su rescate con una subida del 1,18%

Ese movimiento final fue también el que provocó una huida al activo refugio por excelencia, el bono alemán a diez años, y supuso que el diferencial con España escalara dos puntos, hasta los 182 puntos básicos, en una jornada en la que la renta fija española había aguantado sin inmutarse la crisis portuguesa. Tras el rescate de Irlanda, en noviembre pasado, la prima de riesgo del bono español escaló hasta los 283 puntos básico, el nivel más alto de su historia.

La tranquilidad española tuvo mucho que ver con el buen resultado de la subasta de deuda que el Tesoro celebró por la mañana. Colocó 4.130 millones de los 4.500 previstos con una demanda que superó los 7.300 millones y el tipo de interés también fue inferior al de la anterior subasta de similares características, por quinta vez consecutiva.

Fue el mejor ejemplo de que los temores de un contagio directo de la crisis de deuda estaban controlados. Al menos de momento, porque a muchos analistas de mercados la tranquilidad de ayer no les convence. "España ha ganado algo de tiempo para solucionar su problema y hay que darle el crédito por intentarlo. Lamentablemente, a veces en la vida la voluntad no es suficiente; también hace falta suerte y ayuda", aseguraba ayer Steen Jakobsen, economista jefe de Saxo Bank.

CCAA y reforma de las cajas españolas, en el punto de mira de los mercados

Se desconoce el margen de tiempo que el mercado dará a España; lo que sí se sabe es cuáles son los frentes más débiles que podrían provocar nuevos ataques. El primero afecta a las finanzas de las comunidades autónomas. "Se va a mirar con lupa que estas hagan sus deberes de ajuste fiscal y qué va a pasar tras las elecciones con la información de sus finanzas", comenta Óscar Moreno, gestor de Renta 4. La evolución de las fusiones de las cajas es otro de los puntos escudriñados. "La salida a Bolsa de Bankia será clave", según Moreno.

En el mercado de divisas, lo que más impactó en la caída del euro hasta los 1,42 dólares fue, según Soledad Pellón, de IG Markets, la indefinición de Trichet, "lo que podría provocar más caídas en los próximos días".

Noticias Relacionadas