Jueves, 7 de Abril de 2011

"La renuncia de Zapatero es lo que habría esperado de él"

Entrevista a Philipe Pettit, filósofo e intelectual

CAROLINA MARTÍN ·07/04/2011 - 23:10h

REYES SEDANO - Philip Pettit en la Fundación Ideas, hoy.-

Philip Pettit (Irlanda, 1945) es uno de los 62 intelectuales y líderes progresistas que reunió este jueves la Fundación Ideas en Madrid para preparar la Conferencia Internacional Global Progress,que se celebrará el próximo noviembre. Durante la jornada, en la que debatieron sobre los retos de la socialdemocracia en el ámbito sociopolítico y económico, el filósofo se prestó a la petición de Público de analizar la decisión de José Luis Rodríguez Zapatero de renunciar a presentarse como candidato en el marco del republicanismo cívico que representa el ideológo y que el jefe del Ejecutivo intenta implementar desde que llegó a la Moncloa. Pettit califica la retirada de Zapatero de "homenaje" a los héroes del republicanismo cívico.

¿Qué opinión le merece que José Luis Rodríguez Zapatero no opte a un tercer mandato?

«Para alguien que está en el poder, renunciar es una virtud»

Le creo cuando dice que su intención siempre fue estar dos legislaturas. Tiene que ver con su talante y es coherente con su fuerte creencia en la democracia. Zapatero es socialista y demócrata. Como tal, siente que diferentes partidos y diferentes personas deben alternarse en el poder, que no debe mantenerse una sola persona. Su decisión no me sorprendió en absoluto. Es exactamente lo que habría esperado de él, pero no sabía lo que iba a hacer. Mucha gente dirá que se va porque es improbable que su partido sea reelegido en 2012, pero es una pregunta que debe responderse él.

Hay quienes califican la decisión de cobarde, como si abandonase el barco en medio de la crisis. ¿Cree que su anuncio es por cobardía?

No creo que fuese cobardía. ¿Cuántos líderes renuncian después de un número determinado de mandatos sólo porque las cosas estén difíciles? La mayoría quiere aguantar porque desarrollan un exceso de confianza en sí mismos. La única excepción que recuerdo quizá es Lyndon B. Johnson, que no optó a la presidencia [de EEUU] en 1968. La experiencia en el poder causa arrogancia, no cobardía.

"La mayoría de los líderes quiere aguantar por exceso de confianza"

Se dice que el poder es muy atractivo.

Uno de los más viejos principios de la tradición del republicanismo cívico, con la que me identifico y represento, en versión del siglo XIX, dice que "el poder corrompe y el poder absoluto, corrompe absolutamente". ¡Esto es tan cierto! Para alguien que está en el poder, renunciar voluntariamente es una virtud. Creo que es un homenaje de Zapatero. Desde los romanos, los héroes del republicanismo volvían a trabajar en su granja después de haber servido como general o en el consejo. Es decir, después de haber tenido el poder renunciaban voluntariamente y volvían a su vida privada. Ellos eran los héroes de la tradición. Otro ejemplo es George Washington en Estados Unidos .

¿Considera que en ocho años se puede implantar un sistema basado en los principios del republicanismo?

Por supuesto que no, la política dura y la democracia continúa. Zapatero introdujo algunos cambios que, en mi opinión, harán que se le recuerde permanentemente al referirnos al Estado español. El matrimonio homosexual, la legalización de inmigrantes en la primera legislatura o la Ley de Dependencia, por poner algunos ejemplos, son algunas de las normas que han sido implementadas en estas legislaturas. Han supuesto profundos cambios. Estos son grandes logros, que incluso en el caso de que el PP gobernase, encontraría difícil poder eliminar. Esos son un éxito.