Viernes, 8 de Abril de 2011

"Tiger tiene que cambiar su estilo de vida"

El estadounidense, ganador de cuatro Masters, analiza la evolución del golf

MIGUEL ALBA ·08/04/2011 - 08:00h

Palmer realiza un golpe de honor, ayer. Reuters

En los años sesenta se convirtió en el primer golfista en ganar cuatro veces el Masters de Augusta. Ayer, sus 82 años no parecieron pesarle a la hora de realizar junto a Nicklaus los golpes de honor del prestigioso torneo. Tiger Woods podría superarle si consigue su quinta Chaqueta Verde, lo que le dejaría a un solo triunfo de Nicklaus. Miguel Ángel Jiménez, Álvaro Quirós, Txema Olazábal y Sergio García componen la participación española. El mítico golfista pasó por Madrid hace unas semanas para promocionar su nueva marca de ropa.

Usted, Player y Nicklaus contribuyeron a popularizar el golf con su gran rivalidad. En cambio, en los últimos años, Tiger no ha encontrado a un contrincante de su nivel.

Es cierto, pero es algo que puede suceder. La verdad es que él controla todos los aspectos del juego como nadie y, excepto en los últimos dos años, ha venido desarrollando una capacidad asombrosa para ganar. Pero creo que pronto va a llegar alguien que le plante cara y sea mejor, aunque tal vez yo no lo vea y en los últimos tiempos se está sintiendo que este cambio es posible. Él, para seguir siendo tan buen golfista, tiene que cambiar su estilo de vida.

¿Siente nostalgia del golf de su época, ahora que los materiales son cada vez más sofisticados e influyentes en el juego?

No, yo creo que el juego sigue siendo básicamente el mismo que cuando empecé de crío. Cualquiera puede jugar. Es verdad que algunos materiales hacen sentir nostalgia por la pureza del juego de antes, pero todavía son los mejores los que ganan los torneos. Además, cada vez hay más torneos alrededor del mundo, en Asia y otros lugares, que van a ser más importantes. Cada vez hay más gente interesada en el golf, es apasionante.

También parece muy cercano el hecho de que el golf sea deporte olímpico en 2016. ¿Qué le parece?

Hay quien dice que no es muy justo por el tipo de deporte que es. Yo creo que sería fantástico. Pero el mundo, y me refiero al mundo entero, tiene que tener mucho cuidado con cómo maneja el futuro de este deporte. Sería maravilloso ver a diversos golfistas de un mismo país competir juntos por ganar una medalla. Me gustaría ver cómo eso sucede, sería excitante. Pero requiere una atención especial. Por ejemplo, gobiernos como el español deberían respaldar el golf como respaldan el fútbol o el baloncesto.

¿Qué siente al escuchar que todo el mundo del golf hable de usted como de una leyenda?

Bueno, intento evitar que me cataloguen así. Supongo que la gente que lo dice siente una gran admiración y respeto por mí. Pero yo no pienso en eso, simplemente soy un profesional del golf. El golf ha sido lo más importante en mi vida, sólo por detrás de mi familia. Hay otras cosas que me hacen disfrutar mucho, pero el golf lo ha sido todo para mí. Por eso he conseguido tantos títulos. Aunque de los grandes nunca conseguí ganar el torneo de la PGA. Y eso que me hacía especial ilusión.

¿Llegó a conseguir durante su carrera el golpe perfecto?

No. Todos buscamos siempre el golpe perfecto y se puede pensar que cada jugador, en su repertorio, tiene uno. Pero creo que no existe. Lo que sí que conseguí, tal vez en 20 ocasiones, es un golpe que fue exactamente adonde yo quería que fuera.

¿Recuerda alguno especialmente bueno?

Déjeme que piense... No, creo que no. ¡Dios mío, jugué demasiados, decenas de Masters, Abiertos... Si tuviera que revisarlos todos, seguramente me quedaría con al menos cuatro golpes que me hicieron ganar un torneo.

¿Por qué le llamaron The King'?

Alguien me vio levantar un trofeo y me dijo: "You are the king". Así se quedó.