Archivo de Público
Jueves, 7 de Abril de 2011

Rajoy sostiene que las listas electorales del PP no son de su competencia

"Yo no me ocupo de esas cosas", dice sobre las candidaturas. Tampoco aclara si irá mañana a la manifestación de la AVT: "Soy un mandado"

Y. GONZÁLEZ ·07/04/2011 - 19:13h

Ricardo Costa durante la inauguración del aeropuerto 'fantasma' de Castellón.- Juan Navarro (Público)

Mariano Rajoy intentó ayer una nueva vuelta de tuerca para evitar responder sobre asuntos que afectan al PP. Fue la de asegurar que él, máximo líder del partido a nivel nacional, no tiene nada que ver con los candidatos que su formación lleve ante las urnas el próximo 22 de mayo. "Yo no me ocupo de esas cosas", espetó a los periodistas que se interesaron por la presencia de imputados en las candidaturas del PP valenciano que el Comité Electoral Nacional de la formación tiene previsto comenzar hoy a ratificar.

Sólo 24 horas antes, también se había negado a explicar en una rueda de prensa convocada en el Parlament de Catalunya por qué visitó un barco propiedad de un clan de narcotraficantes gallegos en la precampaña de las elecciones europeas de 2009.

La dirección del PP no prevé prescindir de los imputados por corrupción

El presidente del principal partido de la oposición acudió a primera hora de la tarde de ayer a la inauguración de un foro europeo organizado por el PP. A su llegada, los periodistas le abordaron para preguntarle si la dirección nacional del partido va a consentir que Ricardo Costa, imputado en el caso de los trajes, vaya a ser incluido en la lista por Castellón, tal y como ha sugerido la dirección regional, en manos de otro imputado por corrupción, Carlos Fabra.

Rajoy no sólo se limitó a responder que él es el presidente del partido y que no se ocupa de estos temas. Fue más allá y bromeó con el nombre por el que se le preguntaba. "Costa, ¿quién es Costa?", añadió, según informa Ep.

Ricardo Costa, exsecretario general de los conservadores del País Valencià, es coordinador de Economía del PP en Les Corts. Está imputado, al igual que Francisco Camps, por cohecho pasivo impropio. Y su nombre se incluye en el listado de miembros del PP valenciano que Anticorrupción ha solicitado encausar por financiación irregular. La propuesta del PP de Castellón le ubica en el puesto número siete de la lista. Génova, sede nacional del PP tiene que ratificarlo. Y todo apunta a que así será.

Rajoy delega en Cospedal la responsabilidad de las listas electorales

El hecho de que Francisco Camps fuera "la peseta" que a Mariano Rajoy "le faltaba para el duro" en la etapa previa al XVI Congreso Nacional del PP sigue provocando dolores de cabeza en el principal partido de la oposición. La frase, pronunciada hace unos meses por Alfonso Rus, presidente de la Diputación de Valencia, lleva unos días en boca de muchos dirigentes de la formación a cuenta de la elaboración de las listas. Camps está dispuesto a llevar ante las urnas a candidatos con causas pendientes con la Justicia.

Escasa regeneración

En la dirección nacional del partido reconocen que el hecho de contar con el propio Camps como cabeza de cartel sentó un precedente de fácil contagio. Pero no ocultan su sorpresa por el hecho de que el president no haya apostado por un "mínimo de regeneración y limpieza".

Rita Barberá dice que contar con imputados no contradice el código ético

No obstante, dudan de que el Comité Electoral Nacional, último responsable de las listas a las cámaras regionales, vaya a modificar la propuesta que les llegue desde el PP valenciano. Es decir, Camps no será el único político con causas pendientes con la justicia que vaya a ver su nombre plasmado en una papeleta electoral. Puede ocurrir lo mismo, y así se da por hecho, con Costa y Vicente Rambla, vicepresidente de la Generalitat y al que Anticorrupciónimplica en dos supuestos delitos electorales.

Ayer, Alberto Fabra, alcalde de Castellón y quien encabeza la lista por la provincia, mostraba su confianza en que el partido respetase la propuesta de la dirección regional de la formación. "Estoy seguro que Génova va a ser respetuosa con esa propuesta que desde la provincia de Castellón se ha hecho", añadió.

Junto a Costa y Rambla también aspirarían a escaño David Serra, vicesecretario de Organización del PP valenciano, y Yolanda García, tesorera. Sus nombres aparecen en los informes policiales sobre la presunta financiación irregular de los conservadores valencianos. "Es un riesgo, porque el tema de la financiación ilegal va en serio, pero parece que lo vamos a asumir", reflexionaba ayer un miembro de la dirección conservadora.

Salvo cambios de última hora, el Comité Electoral Regional del partido tiene previsto reunirse esta tarde en Madrid para comenzar a analizar las candidaturas. Unos listados que, según fuentes del PP, empezaron ayer a ser revisados por María Dolores de Cospedal, número dos del partido.

El papel de Cospedal

En la formación recordaban ayer precisamente que la secretaria general ha sido la principal opositora a que Costa tenga un puesto privilegiado en las listas. Fue ella la que se encargó de su cese y su suspensión de militancia cuando se conoció su relación con el caso Gürtel. Hoy, ya recuperado el carnet del partido, Génova, sede nacional de los conservadores, no ve motivo alguno por el que deba ser castigado fuera de la candidatura.

"Camps está imputado y va en las listas. ¿Cómo explicaríamos excluir a Ricardo?", se preguntaba ayer un cargo de confianza de Rajoy.

El caso de Alicante tampoco pasa inadvertido. La propuesta del Comité Electoral Provincial incluye a José Joaquín Ripoll como número dos al ayuntamiento. Presidente de la Diputación de Alicante, Ripoll está imputado en el caso Brugal.

¿Y el código ético?

Por su parte, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se encargó de sumar un nuevo imputado a las candidaturas del PP a las municipales y autonómicas. Jorge Bellver, imputado por prevaricación en la concesión de licencias para construir, será número tres por Valencia.

Según manifestó la regidora municipal, la inclusión de Bellver, actual edil de urbanismo, en los puestos de salida del consistorio, no contradice el código ético que los conservadores se han autoimpuesto para desempeñar la actividad política. Es más, dijo que "al revés".

Independientemente de las resoluciones del Comité Electoral Nacional, en la dirección del partido no ha sentado nada bien que Madrid y Valencia filtraran listas sobre las que la última palabra la tiene la sede de Génova.

La última de las perlas que vertió ayer Rajoy tiene que ver con su presencia mañana en la manifestación convocada en Madrid por la AVT. "Soy un mandado, hago lo que me dicen", respondió al ser preguntado por si irá o no.