Jueves, 7 de Abril de 2011

Bebés Texas muestran aumento dramático de aplastamiento craneal

Reuters ·07/04/2011 - 17:01h

Por Alison McCook

La cantidad de bebés que nacen con el síndrome de la "cabeza aplastada" creció significativamente en Texas, pero esto no debería alarmar a los padres.

Entre 1999 y el 2007, la plagiocefalia aumentó más de 9 veces en el estado.

El equipo del doctor Peter Langlois, del Departamento de Servicios de Salud de Texas, revisó el registro estadual de defectos congénitos para identificar algunos patrones.

Langlois lo atribuyó simplemente a un aumento de los casos informados oficialmente y no a un crecimiento real de la incidencia de la plagiocefalia.

"La mayoría de los casos que estamos viendo en los hospitales se debe a un mejor funcionamiento del registro de malformaciones congénitas de Texas", señaló.

Es "muy posible" que otros estados estén observando aumentos similares en las cifras oficiales de plagiocefalia. El equipo decidió analizar mejor la tendencia de Texas luego de que un empleado del registro advirtiera un aumento significativo de casos.

Factores previos y posteriores al parto influyen en la aparición de la plagiocefalia. El poco espacio en el útero es, por ejemplo, uno de los factores de riesgo, por lo que este trastorno suele ser más común en gemelos u otros o partos múltiples.

Luego del parto, la presión reiterada en alguna de las zonas de la cabeza del bebé (por dormir siempre en la misma posición o pasar mucho tiempo en hamacas o "sillas saltarinas") puede provocar la plagiocefalia.

Desde que los pediatras comenzaron a recomendar que los bebés duerman boca arriba para reducir el riesgo del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), algunos estudios registraron un aumento de la plagiocefalia.

Para contrarrestarlo, los expertos aconsejan colocar a los bebés "panza abajo" de manera supervisada mientras están despiertos y no dejarlos en los cochecitos, las hamacas u otros asientos durante períodos prolongados.

El tratamiento de la plagiocefalia incluye colocar al bebé boca abajo mientras está despierto y girar su cabeza mientras duerme. En algunos casos, se les coloca un casco durante algunos meses para recomponer la forma original de la cabeza mientras crece.

El equipo halló en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine que las tasas oficiales de plagiocefalia habían crecido de 3 casos por cada 10.000 nacidos vivos en 1999 a casi 29 casos en el 2007, es decir, un 21 por ciento más cada año.

El doctor Pedro Sanchez, del Children's Hospital de Los Angeles y que no participó del estudio, opinó que los resultados no deberían preocupar a los padres.

La plagiocefalia es muy común, señaló. "La mayoría de los bebés no tiene problemas de desarrollo y evolucionan muy bien si reciben tratamiento", agregó.

El especialista consideró que la explicación para el aumento de los casos registrados "tiene sentido", pero expresó su preocupación porque las derivaciones a los especialistas demore el diagnóstico, cuando los estiramientos sencillos o las intervenciones básicas que puede realizar el pediatra ya no son posibles.

"Es un rompecabezas", dijo Langlois. "Y sólo estamos viendo una parte, pero es todo lo que podemos ver por ahora".

FUENTE: Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, online 4 de abril del 2011.