Jueves, 7 de Abril de 2011

Un expreso pide retornar a Cuba ante el trato hostil del Gobierno español

EFE ·07/04/2011 - 14:19h

EFE - El ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, compareció hoy ante la Comisión de Asuntos Iberoamericanos para informar de los trabajos de la Comisión Nacional para la Conmemoración del Bicentenario de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas.

El Gobierno de España es "hostil" con los excarcelados cubanos acogidos en este país y pretende utilizar "razones económicas" para azuzar a la población española contra ese colectivo, ha dicho hoy el disidente Juan Herrera Costa, quien ha reclamado su vuelta a Cuba como "única salida" a esta situación.

"Somos víctimas de una política de venganza por parte del Gobierno socialista español debido a nuestras críticas", ha indicado Herrera en una entrevista con Efe, durante la cual ha reiterado la condición "lamentable" en que están en España los presos liberados por el régimen castrista desde julio del año pasado con la mediación de este país y de la Iglesia Católica cubana.

Herrera, llegó a España el pasado 19 de agosto con su esposa y dos sobrinos y desde entonces se ha convertido en uno de los disidentes acogidos en este país más críticos con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, al que acusa de haberlos traicionado y de ser "cómplice" del régimen cubano.

"Nos empezaron a quitar las ayudas cuando comenzaron nuestras críticas al Ejecutivo español por las dificultades económicas en que nos vemos envueltos y por la manipulación que se ha hecho de nuestro caso", ha referido Herrera, periodista independiente de 44 años que estuvo encarcelado en Cuba entre 1997 y 2002, y entre 2003 y 2010.

Allí, ha explicado a Efe, se cosió "en ocho ocasiones" la boca para denunciar su situación y sufrió numerosas torturas.

España ha acogido a 78 opositores cubanos excarcelados y a muchos de sus familiares desde que, en julio de 2010, el Gobierno de Raúl Castro llegara a un acuerdo al respecto con la Iglesia Católica de Cuba.

Se espera que mañana llegue a España el último grupo de estos prisioneros de conciencia liberados: 37 expresos que también arribarán al aeropuerto madrileño de Barajas con sus familiares.

Herrera ha dicho que hoy mismo habló con Fernando Morán Calvo-Sotelo, embajador en Misión Especial del Gabinete del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, a quien reiteró las reclamaciones del grupo de expresos descontentos con su actual situación en España.

"Le comuniqué que estamos en un limbo jurídico y en una situación económica desesperada, y que no se nos ha dado el estatus de asilado político", ha señalado Herrera, quien se ha quejado de que Morán le respondió que no tenía derecho a quejarse porque la situación económica en España es muy difícil para todos.

Herrera ha asegurado que el representante del Gobierno español llegó a recordarle que "había hablado muy mal de su Gobierno".

No obstante, ha subrayado que, pese a esas dificultades que atraviesan los disidentes liberados, su principal queja "es política y no económica", pues "han sido utilizados como marionetas por el Gobierno de Zapatero para intentar cambiar la postura de la Unión Europea sobre la isla, que es distinta a la de España".

Esa posición es contraria a las concesiones políticas al régimen castrista mientras no haya garantías concretas de que los derechos humanos son respetados en Cuba.

Herrera ha confirmado que había enviado ya una carta a Álvaro Kirkpatrick, cónsul español en La Habana, solicitando su retorno a Cuba y ha advertido de que estaba dispuesto a conseguir este propósito "al método que sea".

"Esta petición para volver no es un rechazo a España, pero prefiero que me asesine Castro a esta situación sin salida", ha asegurado.

Herrera ha reconocido que el Gobierno socialista español fue el que les sacó de Cuba y les trajo a España, pero también fue el que les dio la espalda, según ha subrayado.

"Quien se da besos y abrazos con un dictador es también un dictador por dentro", ha afirmado el exprisionero político.