Jueves, 7 de Abril de 2011

Netanyahu y Merkel se alían contra una proclamación unilateral palestina

EFE ·07/04/2011 - 15:02h

EFE - La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ofrecen una rueda de prensa en la Cancillería de Berlín, Alemania.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanjahu, dieron hoy por saldados desacuerdos pasados, con el compromiso de Berlín de no respaldar ninguna proclamación unilateral de un Estado palestino como pretende promover ante la ONU la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Merkel, apoyada en sus muletas -tras una operación de rodilla la semana pasada-, y Netanyahu comparecieron ante la prensa minimizando las desavenencias que marcaron su encuentro anterior el pasado febrero y quitando hierro incluso, por parte israelí, al propósito de construir nuevos asentamientos.

La canciller apremió a su invitado a seguir "los pasos que marque el Cuarteto de Paz de Oriente Medio" -ONU, UE, EEUU y Rusia-, cuya próxima reunión se prevé la semana entrante y en la que Israel teme que se le venga encima una fuerte presión, en dirección a la activación de las estancadas negociaciones.

Muy en su característico papel de combinar los mensajes de apremio con el bálsamo conciliador, Merkel conminó a su interlocutor primero a reactivar el diálogo, para a continuación, brindarle su pleno apoyo exactamente en aquello en lo que el primer ministro busca aliados: el rechazo a una proclamación unilateral por parte de la ANP.

"Mi Gobierno apoya y apoyará una solución sobre la base de dos Estados, israelí y palestino, recíprocamente reconocidos. Un reconocimiento unilateral no puede ser contribución alguna a ese objetivo", enfatizó Merkel.

La ANP, visto que no hay avance alguno en su aspiraciones, pretende promover ante la ONU el reconocimiento de una proclamación unilateral del Estado palestino, situación frente a la cual Netanyahu precisa un bloque de "aliados".

Merkel recalcó, como lo hace siempre, que "Alemania es un estrecho aliado de Israel, que reconoce su responsabilidad hacia su elemental derecho a la existencia".

A cambio, Netanyahu suavizó los aspectos más criticados de su gestión y afirmó que la política de asentamientos judíos no es "un obstáculo insalvable", sino algo a resolver sobre la mesa de negociaciones.

Frente a las críticas internacionales -incluido EEUU- al reciente anuncio de construir cerca de un millar de viviendas en territorio palestino ocupado, al suroeste de Jerusalén, Netanyahu sostuvo que ese aspecto es "superable", siempre que se logre el "objetivo común" de la reanudación de las conversaciones.

Para el primer ministro israelí, nunca hubo las "severas confrontaciones" entre su gobierno y el de Berlín descritas por medios de ambos países, en el último encuentro entre ambos, en febrero, en que Merkel le reprochó no hacer nada por la paz.

"Nuestras conversaciones siempre han discurrido en un clima sincero y amistoso", afirmó Netanjahu, a lo que Merkel apuntó que entre ambos podía haber habido, y seguía habiendo, "alguna que otra controversia, pero nunca graves disensos".

La canciller, sin abandonar el tono conciliador, apremió a su interlocutor a reactivar "a toda costa" las negociaciones con los palestinos y le emplazó a hacerlo "hasta el próximo septiembre".

La creciente inestabilidad en toda la región y las revueltas árabes convierten "en más urgente que nunca" la reactivación de las negociaciones, indicó Merkel, para quien, en ese contexto, el programa nuclear iraní es "más que nunca" una amenaza.

"Hay que evitar que Irán llegue a dotarse de armamento nuclear", afirmó, para condenar a continuación la "brutal represión de todo movimiento democrático" por parte del régimen de Teherán.

"En Irán aparecieron los primeros movimientos revolucionarios democráticos y fueron sofocados con absoluta brutalidad", recordó la canciller.

Netanjahu, por su parte, incidió en la "incertidumbre" acerca de la dirección que acabarán adoptando las revueltas del mundo árabe, que a su parecer tanto pueden derivar hacia procesos "plenamente democráticos" como hacia "regímenes teocráticos medievales".

El primer ministro acudía a Berlín con el propósito de ganarse aliados en contra de una proclamación unilateral palestina, lo que logró. Tras la visita a la capital alemana, seguirá viaje a la República Checa con idéntico propósito.