Jueves, 7 de Abril de 2011

España adjudica 4.129 millones en bonos y baja ligeramente el interés

EFE ·07/04/2011 - 10:49h

EFE - Monedas de dos euros recién acuñadas. EFE/Archivo

El Tesoro Público español adjudicó hoy 4.129,67 millones de euros en bonos a tres años con un interés marginal del 3,601 %, ligeramente por debajo del 3,609 % aplicado en la anterior subasta de esta denominación.

La subasta es la primera que el Tesoro celebra en abril, horas antes de que el Banco Central Europeo (BCE) previsiblemente eleve los tipos de interés en la zona del euro y un día después de que Portugal reconociera el fracaso de su política económica y pidiera ayuda a la Unión Europea.

De nuevo el importe solicitado por las entidades -7.401,70 millones de euros- prácticamente ha duplicado las previsiones, ya que el Estado esperaba colocar entre 3.500 y 4.500 millones de euros.

Con la de hoy, son ya cincos subasta consecutivas en las que el Tesoro ha logrado pagar menos por sus emisiones de deuda, con lo que se aleja aún más la posibilidad de que España tenga que recurrir a la ayuda comunitaria tal y como han tenido que hacer Grecia, Irlanda y Portugal.

A lo largo del mes de marzo España ha adjudicado cerca de 15.500 millones de euros en todos los casos con menor precio y fortísima demanda, que en conjunto superó los 43.400 millones de euros.

El mercado parece respaldar así las realizadas por la vicepresidenta segunda del Gobierno español y ministra de Economía, Elena Salgado, que descartó hoy "absolutamente" que España siga los pasos de Portugal y tenga que recurrir a las ayudas financieras de la UE.

Lo cierto es que otros indicadores de la credibilidad de España en los mercados, como la prima de riesgo o la cotización de los seguros de impago de deuda (credit default swap o CDS) de España, descontada ya la subida de tipos que puede aprobar el BCE, se mantenían en niveles relativamente bajos.

La prima de riesgo país de España, que se mide con el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo permanecía en 180 puntos básicos, igual que en la apertura del mercado.

Los CDS, de España, por su parte, se situaban en 212.000 dólares anuales para cubrir la posibilidad de impago de 10 millones de dólares en bonos españoles a 10 años -por debajo de los 213.550 de la apertura-.