Jueves, 7 de Abril de 2011

La esposa de Ai Weiwei sigue sin tener noticias del artista tras su detención

EFE ·07/04/2011 - 07:29h

EFE - El artista y activista chino Ai Weiwei sostiene la estatuilla del premio Kassel 'Das Glas der Vernunft' en Kassel (Alemania), el 26 de septiembre de 2010. EFE/Archivo

La esposa del artista y disidente chino Ai Weiwei, Lu Qing, señaló hoy a Efe que sigue sin tener noticias de la situación de su marido, detenido el domingo pasado y que es investigado por presuntos delitos económicos.

"Sigo sin tener noticias de él. No hemos recibido ninguna orden de detención formal, aunque ya han transcurrido las 48 horas desde su arresto. Estoy muy preocupada por su salud y por saber dónde se encuentra", señaló Lu Qing, que es también artista, en conversación telefónica.

La artista, nacida en Shenyang hace 47 años, aseguró que a pesar de las noticias difundidas hoy por las autoridades relativas a que su marido está siendo investigado por supuestos delitos económicos, ella dijo que no sabía nada al respecto y que se trata de una campaña de propaganda.

Ai, que participó en el diseño del estadio olímpico de los Juegos de Pekín 2008, "es un artista, un diseñador y arquitecto cuyas palabras y actos son abiertos, transparentes y conocidos por todos", señaló Lu.

"No tengo miedo", agregó la esposa de Ai, refiriéndose a ella y a al hijo de ambos, de dos años, "pero estoy muy preocupada por su salud porque tiene que tomar medicinas diarias para la presión y para la diabetes".

Lu dijo que sigue estando vigilada en su casa, aunque tanto ella como los asistentes de su marido fueron detenidos e interrogados por la policía desde el domingo y ya han sido liberados.

Según una escueta nota de la agencia oficial de noticias Xinhua, la policía china está investigando al artista y activista, de 53 años, por supuestos delitos económicos, una acusación también usual en otros casos contra disidentes chinos.

Lu Qing señaló que tampoco tiene noticias del activista y periodista Wen Tao, detenido junto a su marido el domingo.

La detención y posterior desaparición de Ai es la última de una campaña de represión contra la reducida disidencia china que comenzó en octubre, cuando se anunció el Premio Nobel de la Paz 2010 para el disidente encarcelado Liu Xiaobo.

Sin embargo, se ha intensificado desde el pasado febrero, tras un llamamiento anónimo a emular en China las "revoluciones jazmín" del norte de África y Oriente Medio.

Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido, la Unión Europea, Australia, la ONG Amnistía Internacional y otros grupos han pedido al Gobierno chino la liberación del artista.

Dentro de esta campaña represiva, han desaparecido abogados como Teng Biao, Jiang Tianyong o Tan Jisui, así como el activista defensor de los padres afectados por la leche adulterada con melanina Zhao Lianhai, que ayer volvió a desaparecer tras pedir que liberaran a Ai Weiwei.