Jueves, 7 de Abril de 2011

El PSOE obliga a recticar a sus eurodiputados

El PP sólo matiza su negativa a viajar en clase turista y congelar los sueldos

M. Á. M. ·07/04/2011 - 10:08h

Una avalancha de críticas cubrió ayer de vergüenza la ya de por sí maltrecha imagen de las instituciones europeas el 56% de los españoles no tiene interés en la UE, según el CIS y, sobre todo, de los europarlamentarios. PSOE y UPyD prometieron corregir el voto con el que sus eurodiputados rechazaron el miércoles viajar en clase turista y congelar sueldos y dietas en 2012 como gesto de austeridad acorde con los tiempos de crisis. El PP se limitó a anunciar que "lo analizará".

Sólo cuatro del total de 50 eurodiputados españoles Raül Romeva (ICV), Oriol Junqueras (ERC), Ramón Tremosa (CiU) y Rosa Estaràs (PP) se pronunciaron a favor de instituir la norma de viajar en clase económica y no en business para trayectos inferiores a cuatro horas. Los demás se negaron a viajar en turista.

Los socialistas, comenzando por su jefe de filas en la Eurocámara, Juan Fernando López Aguilar, atribuyeron a "un error en la gestión del voto" la actitud de los socialistas. Un despiste en la larga cadena de votación de enmiendas a los próximos Presupuestos del Parlamento Europeo llevó al PSOE a votar en contra en lugar de abstenerse, se justificaron ayer en Bruselas y en Madrid para reparar la polémica desencadenada a raíz de la decisión de Estrasburgo.

"No podemos compartir esa votación; no tiene sentido", afeó a sus eurodiputados el número dos del PSOE. José Blanco encargó a la portavoz del Comité Electoral socialista, Elena Valenciano responsable también del área internacional del partido, que trasladase a la delegación socialista en Bruselas el rechazo de la dirección del PSOE a su votación.

PSOE: "Dar ejemplo"

"Tenemos que dar ejemplo", instó la vicepresidenta segunda, Elena Salgado. "No pasa nada por viajar en turista", se unió la ministra de Sanidad y Política Social, Leire Pajín. "Tienen que votar a favor de las medidas de austeridad", apremió a los eurodiputados de su partido el titular de la Presidencia, Ramón Jáuregui.

Así las cosas, la dirección del PSOE frenó en seco a los suyos después de que Twitter revelara su fuerza: "Hipócritas, no somos tontos", rezaba indignado uno de los mensajes, bajo la etiqueta #eurodiputadoscaraduras.

Desde el PP, la frenada fue tan suave que se limitó a un simple futurible. "La posición del grupo se tendrá que analizar cuando se debata un documento real, como los Presupuestos", se parapetó el portavoz conservador en la Eurocámara. Rearmado en su decisión, Jaime Mayor Oreja calificó la enmienda que limitaba los vuelos gratis en business de "propuesta extemporánea de un eurodiputado comunista portugués pensando en los resultados electorales de su país".

PP: "Sin valor vinculante"

La responsable del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, se aferró al mismo argumento: "Lo importante y lo que valdrá será cuando se aprueben los Presupuestos a final de año".

"Me alegro de que el PSOE haya dicho que rechaza la votación que ayer hicieron los miembros de su partido", aplaudió la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, obviando el voto de su formación.

Mientras, el conservador Alejo Vidal-Quadras, vicepresidente del Parlamento Europeo, justificaba estos viajes al entender que la obligación de volar 150 o 300 veces al año "requiere unas condiciones físicas que sean las adecuadas a este esfuerzo", informa Ep.

"Si en el ánimo de los enmendantes hubiese estado el ahorro y no la demagogia, la enmienda habría pedido negociar con las líneas aéreas tarifas especiales para los diputados y funcionarios que tuviesen total flexibilidad y menor coste", señaló el parlamentario de UPyD, Francisco Sosa Wagner, que, como los socialistas, registró también una rectificación de su voto siguiendo las órdenes de su partido: "UPyD está en contra de los privilegios, hemos actuado en este sentido en el tema de las pensiones de los diputados españoles, por ejemplo", señaló el partido de Rosa Díez en Twitter, el mismo canal que multiplicó el efecto de la polémica.

"La enmienda no era vinculante, pero el voto queda ahí. Ahora se puede rectificar, se pueden decir muchas cosas, pero el voto ya está hecho", replicó ante la rectificación de PSOE y UPyD y los matices del PP Ramón Tremosa, eurodiputado de CiU, que abogó desde el principio por restringir los vuelos con tarifa exclusiva.

Numerosas voces se unieron a la polémica. Ninguna para aplaudir el voto de quienes rechazaron viajar en turista. "Se han retratado", criticó el coordinador federal de IU, Cayo Lara, que tachó el comportamiento de PSOE, PP y UPyD en el Parlamento Europeo de "mal ejemplo de ética y de principios".

"¡Quiénes se creen!", recriminó a los eurodiputados el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. "Tendrían que ir ahora en la cola del avión", sentenció.

Noticias Relacionadas