Archivo de Público
Jueves, 7 de Abril de 2011

Obama estrecha diferencias para evitar un 'cierre' del Gobierno

Este viernes es la fecha límite para que el Congreso apruebe un presupuesto para el año fiscal corriente

EFE ·07/04/2011 - 05:51h

Obama, durante la declaración en la Casa Blanca. AFP

El presidente de EEUU, Barack Obama, no logró llegar este miércoles a un acuerdo definitivo sobre el presupuesto federal con los líderes del Congreso, pero aseguró que ha "estrechado diferencias" para evitar un cierre del Gobierno que consideraría "inexcusable".

"Hemos logrado estrechar nuestras diferencias y aclarar algunos asuntos clave", aseguró Obama a los periodistas después de una reunión en el Despacho Oval con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, el demócrata Harry Reid.

El encuentro, convocado por la Casa Blanca en el último momento tras considerar "insuficientes" los progresos por evitar un cierre de las agencias federales el viernes, comenzó poco después de las 21.00 GMT y se prolongó durante más de una hora y media.

Los líderes del Congreso se comprometieron a poner a sus respectivos equipos a "trabajar toda la noche" y presentar sus conclusiones por la mañana a la Casa Blanca. "Si no hay progreso entonces, volveremos a dialogar sobre ello", indicó Obama.

Consecuencias

"No hay ninguna razón por la que no podamos conseguir esto", aseguró el presidente. "Un cierre del Gobierno tendría ramificaciones en toda la economía, en un momento en el que aún no nos hemos recuperado de una recesión. Eso sería inexcusable", resaltó.

"Un cierre del Gobierno tendría ramificaciones en toda la economí"

El presidente consideró que ambos partidos deben comprender, con un "sentido de urgencia", que un cierre del Gobierno federal -que no ocurre desde el mandato de Bill Clinton en 1996- tendría "consecuencias reales para gente real".

La paralización administrativa afectaría a cerca de 800.000 funcionarios federales, obligaría a cerrar los parques nacionales y detendría el proceso de devolución de impuestos por parte de la Hacienda estadounidense (Inland Revenue Service, IRS).

Aunque se mantendrían las actividades imprescindibles para "garantizar la protección de la vida y de la propiedad", es decir, las Fuerzas Armadas y los cuerpos de Policía, éstos verían interrumpido el pago de sus salarios.

"Diferencias importantes"

En declaraciones a periodistas ante la Casa Blanca, Boehner subrayó que ambos partidos aún tienen "diferencias importantes" en cuanto a los fondos federales, pero se comprometió a seguir trabajando porque "nadie quiere que el Gobierno cierre". Reid, a su vez, se mostró "confiado" en que habrá un acuerdo y consideró que la reunión contribuyó a "acercar posturas".

Boehner: "Nadie quiere que el Gobierno cierre"

El viernes es la fecha límite para que el Congreso apruebe un presupuesto para el año fiscal corriente, que todavía no existe pese a que restan sólo seis meses, y el diálogo continúa estancado.

Los demócratas han propuesto recortes de 33.000 millones de dólares para hacer frente al déficit presupuestario del país, que rondará este año fiscal los 1,5 billones de dólares.

Para los republicanos, esa cantidad es insuficiente, y han propuesto una nueva prórroga de dos semanas condicionada a recortes presupuestarios adicionales de 12.000 millones de dólares, algo que los demócratas y la Casa Blanca rechazan.

La de este miércoles es la segunda reunión convocada esta semana en la Casa Blanca para tratar de encontrar un acuerdo y la segunda que se cierra con las manos vacías, después de que el martes Obama se reuniera con legisladores republicanos sin llegar a un acuerdo.