Jueves, 7 de Abril de 2011

La pitada vuelta del lesionado a la carta

Kaka lleva año y medio en el Madrid y su rendimiento ha sido muy escaso

G. C. ·07/04/2011 - 08:20h

Kaká.

En el minuto 76, Kaká entró en el campo y el Bernabéu respondió con pitos. La bula ha terminado. Lleva año y medio en el Madrid y su rendimiento ha sido muy escaso. Hay muchas dudas sobre él, y no sólo futbolísticas, también sobre su dedicación y por el rosario de lesiones que ha alegado desde que llegó al club blanco, especialmente la última.

El brasileño entró por sorpresa en la lista de bajas el 6 de marzo, antes del encuentro contra el Racing. Decía el parte que Kaká sufría una "sobrecarga en la cintilla iliotibial", en principio una dolencia que no descartaría para un solo partido a la mayoría de jugadores. Al brasileño le ha durado un mes.

Los problemas físicos enmascaran otros de adaptación y confianza. El mismo día que se confirmó la baja de Kaká, Mourinho achacó su ausencia más a su cabeza que a sus piernas. "Él no se siente feliz cuando no está al máximo. Por eso, para la autoestima del jugador, se ha decidido que sólo vuelva cuando esté convencido de estar absolutamente bien", decía Mourinho en la previa del partido de Santander.

El técnico luso, que entre unas cosas y otras sólo le ha alineado en 12 ocasiones esta temporada, confía nuevamente en la recuperación de un efectivo que nunca ha llegado a estar del todo. "Kaká tiene mucha experiencia en esta competición. Que vuelva es importante, especialmente para lo que queda en la Liga de Campeones", relató Mourinho tras el partido contra el Tottenham.

El brasileño tiene hasta el final de temporada para demostrar algo en el Madrid. En los pocos minutos que disfrutó el martes aportó al equipo una asistencia. Tendrá más oportunidades; el Madrid tiene un calendario repleto de grandes citas, pero con la eliminatoria de Champions sentenciada y la Liga casi imposible también habrá muchos partidos para dar descanso a los titulares. Será ese el tiempo de Kaká. Pero ya sabe que la grada está impaciente. Casi harta.