Jueves, 7 de Abril de 2011

Griñán minimiza la crisis: "No ha dimitido nadie de la Ejecutiva"

El presidente andaluz dice que sólo se ha ido "un consejero, cubierto en menos de 24 horas"

MIGUEL ÁNGEL CRIADO ·07/04/2011 - 01:00h

José Antonio Griñán.

Con voz apagada, que ya se notó en el discurso inaugural de la feria agraria Expo Agro que se celebra en Roquetas de Mar (Almería), José Antonio Griñán sólo elevó el tono cuando se le preguntó si se estaba rompiendo el PSOE andaluz. "No ha dimitido nadie que sea de la Ejecutiva. Ha dimitido un consejero, cubierto en menos de 24 horas, y que no formaba parte de la Ejecutiva socialista", aclaró. "El PSOE es un partido fuerte y lo va a demostrar", añadió.

Sin embargo, se le recordaron las otras dimisiones que se estaban produciendo en la Consejería de Gobernación tras la salida de Luis Pizarro, a su vez histórico dirigente gaditano y mano derecha del expresidente Manuel Chaves en el partido durante dos décadas. "Los cargos de un consejero, cuando este se va, están todos dimitidos, porque es privilegio del nuevo consejero nombrar a quien quiera", recordó. "Por tanto, cuando llega un nuevo consejero, lo honesto es que todos y cada uno de ellos presenten la dimisión", añadió.

Donde volvió la rotundidad fue cuando se le cuestionó sobre la posibilidad de convocar un proceso de primarias en el socialismo andaluz tras las elecciones municipales. No dijo directamente sus planes, pero recordó que "si el secretario general decide presentarse y además es el presidente de la Junta, no es estatutario hacer primarias". Ese es exactamente su caso.

Mientras tanto, la agrupación socialista de Cádiz, abiertamente enfrentada a la dirección regional que encabeza Griñán, dio ayer marcha atrás. La Ejecutiva presidida por Francisco González Cabañarenunció a ratificar su propuesta de señalar oficialmente a este como candidato a presidir la Diputación de Cádiz tras el 22-M. Los rebeldes gaditanos se plegaron así a las exigencias de la dirección regional.

Un liderazgo discutido

Al menos en apariencia, parece haber surtido efecto el golpe de autoridad dado por Griñán el martes al destituir al delegado de la Junta en Cádiz, Gabriel Almagro, afín a la Ejecutiva provincial y al ya exconsejero Pizarro, que dimitió en respuesta a esa destitución. Sin embargo, muchos en el partido están convencidos de que la guerra volverá a aflorar como muy tarde después de las municipales. Si las cosas no salen bien para el PSOE andaluz, el liderazgo de Griñán puede verse seriamente cuestionado.

Por su parte, el vicesecretario socialista, José Blanco, criticó la dimisión del consejero: "Probablemente la reacción de Pizarro debería haberla meditado dos veces. Creo honestamente que se ha equivocado al dimitir".

Noticias Relacionadas