Miércoles, 6 de Abril de 2011

Legisladores de EE.UU. advierten del coste de una guerra 'indefinida' en Libia

EFE ·06/04/2011 - 18:28h

EFE - "Necesitamos utilizar fuertes sanciones y una agresiva presión diplomática para ayudar a convencer a Gadafi a que abandone el poder", dijo el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el demócrata John Kerry (imagen), al inicio de la segunda de una serie de audiencias sobre Libia.EFE/Archivo

Líderes del Congreso de EEUU advirtieron hoy en una audiencia, del alto coste de una guerra "indefinida" en Libia, mientras continuaron las presiones para que dimita el gobernante de ese país, Muamar el Gadafi.

"Necesitamos utilizar fuertes sanciones y una agresiva presión diplomática para ayudar a convencer a Gadafi de que abandone el poder", dijo el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el demócrata John Kerry, al inicio de la segunda de una serie de audiencias sobre Libia.

"Sin importar cómo concluya la situación en Libia -si con el colapso del régimen o una victoria militar de los rebeldes, o un estancamiento prolongado-, el proceso de reconstruir Libia será difícil. Pero es una tarea que involucrará a EEUU, Naciones Unidas, y la Liga Arabe", sostuvo Kerry.

El senador demócrata de Massachusetts opinó que la deserción del ministro de Exteriores libio Musa Kusa es una "buena señal" porque las deserciones "son indicadores clave sobre qué lado podría ganar y eso debería alentarnos".

Sin embargo, el republicano de mayor rango en el Comité, el senador Richard Lugar, lamentó que el conflicto en Libia, iniciado con los ataques aéreos de EEUU y otros aliados el pasado 18 de febrero, "continúa con pocos visos de que la oposición pueda derrotar a las fuerzas del régimen de Gadafi" en un futuro cercano.

Lugar se quejó de que el Gobierno Obama no haya precisado sus planes para apoyar a los rebeldes, sobre cómo poner fin al conflicto, o sobre las responsabilidades de EEUU para la reconstrucción de Libia "después de Gadafi".

"Lo que nos queda es un gran compromiso de recursos militares y diplomáticos de Estados Unidos para un conflicto sin un fin claro, apoyando a rebeldes cuya identidad no está plenamente establecida", enfatizó Lugar.

Pidió que el Gobierno explique bien cuáles son los "intereses vitales" de la intervención de EEUU en Libia y cuál es el impacto de esa operación sobre la deuda nacional estadounidense (de 14 billones de dólares) y sobre unas fuerzas armadas afectadas por misiones prolongados en Irak y Afganistán.

Lugar agregó que, en todo caso, los problemas de inseguridad que suponen las ambiciones nucleares de Irán y el programa nuclear de Pakistán "son de mayor magnitud que los problemas que plantea Libia".

Estados Unidos tiene un total de 145.000 soldados en Irak y Afganistán y, debido a los años de esfuerzos invertidos por Washington en ambos, "esos países deben ser considerados como una mayor prioridad que Libia", argumentó Lugar.

La audiencia, en la que participaron líderes académicos y analistas políticos, coincidió con la visita sorpresa en Libia de un ex congresista republicano con amplia experiencia con el régimen de Gadafi.

El ex congresista republicano Curt Weldon, que lideró delegaciones a Libia en 2004 después de que Trípoli abandonase su programa de armas nucleares, llegó a Libia para tratar de persuadir a Gadafi de abandonar el poder.

En una columna de opinión publicada en el diario "The New York Times", Weldon explicó que "nuestro propósito es reunirnos con el coronel Gadafi hoy y persuadirle de que dimita".