Jueves, 7 de Abril de 2011

Tiger se actualiza

El ex número uno llega al primer grande con un nuevo swing

ALBERTO CABELLO ·07/04/2011 - 01:00h

Jack Nicklaus cuenta que el papel de su entrenador Jack Grout se limitaba a echarle un vistazo a su swing a principio de temporada. Luego, ya no repetía la inspección hasta el año siguiente. Otro genio del golf, Arnold Palmer, tenía a su padre como maestro. Las clases duraban cinco minutos. No había nada que cambiar. Y es que ninguna de estas dos leyendas modificó su mecánica a lo largo de toda su carrera. "Eso es inconcebible hoy en día. El desafío físico es mayor y los conceptos son muy diferentes. Además, antes los títulos en los grandes se los repartían entre cuatro o cinco jugadores. Ahora, hay un racimo de 60 o 70 que pueden vencer en un major", señala Álvaro Beamonte, analista de Canal Plus Golf.

Tiger Woods se presenta en el Masters de Augusta que comienza hoy con un nuevo cambio de swing, el tercero de su carrera. Auspiciado por el entrenador Sean Foley, el ex número uno del mundo intenta dar un giro a su juego en un momento en que su vida personal también ha sufrido un vuelco brusco. Hace muchos meses que no gana un torneo y muchos dudan de que pueda ser el mismo que tiranizó al deporte de los 18 hoyos. Habría que retroceder hasta noviembre de 2009 para encontrar su último triunfo.

El ganador de cuatro chaquetas verdes ha confiado en las ideas de Sean Foley

El tiempo en golf corre despacio, los resultados después de una alteración en la rutina del golpeo no son inmediatos. "No lo he hecho para ganar hoy, esto es para los próximos 15 años", dijo una vez el estadounidense Justin Leonard.

"Es un proceso lento, Tiger aún no lo tiene del todo asimilado. Pero para mí sigue siendo uno de los favoritos para la chaqueta. La clave estará en su nivel con el putter. No ha pateado bien en sus últimas vueltas, pero ni mucho menos le descarto. El año pasado, a pesar de los meses sin jugar, acabó cuarto", apunta Beamonte.

Su físico ha cambiado, ya es un jugador más maduro. "Ahora quiere controlar las cosas, hacerlas de la manera correcta. Antes, lo importante era hacer un resultado bajo de cualquier manera", reflexiona el comentarista. Para ello, Foley le ha inculcado una nueva filosofía del swing que se basa en la teoría creada por los profesores Mike Bennett y Andy Plummer denominada stack and tilt. La biomecánica del swing tradicional lleva el peso sobre la pierna derecha, con esta nueva fórmula es la izquierda la que aguanta la mayor carga. No hay que olvidar que la lesión más grave de Tiger fue en un cartílago de su rodilla derecha. Con este método, ya no hay transferencia de peso en ningún momento hacia el pie derecho. Ni siquiera con las maderas y el driver.

El método se basa en un sistema llamado stack and tilt'

Récord de Nicklaus

Fue en el último grande de la temporada pasada cuando Foley empezó a tutelar los movimientos del cuatro veces ganador de la chaqueta verde. Grabó en su videocámara el swing de Tiger y planteó un método de trabajo. No fueron sesiones largas ni diarias. Una hora y media en jornadas alternas. "Yo no considero que esto sea un cambio de swing, diría que han sido un retoques", cuenta el entrenador en estos días previos al Masters.

La tarea de Sean Foley es relanzar la carrera de un jugador que tiene al alcance la marca de 18 majors logrados por Nicklaus durante su trayectoria. Tiger está a sólo cuatro de alcanzar al oso dorado. "Me sorprende que ahora se diga que está acabado cuando hace nada era como un mesías. Estamos hablando de un genio, es como trabajar con Mozart. Tiene 34 años, eso quiere decir que le restan unos 48 grandes por jugar a alto nivel. Y sólo le quedan cuatro", recuerda su nuevo tutor. A partir de esta noche, tendrá la oportunidad de recortar a tres la persecución.