Archivo de Público
Jueves, 7 de Abril de 2011

Unicaja y Caja España-Duero contarán con un banco malo

Novacaixagalicia diseña un modelo con una entidad cotizada y otra nociva con ladrillo

M. ALBA/ V. ZAFRA ·07/04/2011 - 08:20h

Una sucursal de Caja Duero en Madrid. gabriel pecot

"Hablar de banco malo es una mala nomenclatura", aseguraba ayer Rodrigo Rato para intentar defender la decisión de agrupar los activos dudosos del SIP en Banco Financiero y de Ahorros (BFA). "Es una entidad con beneficios, por tanto, no es tan malo", insistía. BFA, sin embargo, soportará todos los activos nocivos y alguna de las participaciones industriales de las siete cajas que integran Bankia para que este, el banco cotizado, llegue a los inversores inmaculado de deudas. "Vamos a ofrecer al mercado lo que creemos que el mercado quiere", insistía Rato.

Troceadas La Caixa y Bankia, el resto de cajas llevan unos días asumiendo ese modelo de poli bueno, poli malo como intento de alcanzar sus necesidades. Incluso, algunas, como Unicaja y Caja España-Duero, que andan en el cortejo final de su fusión, ya han estudiado en sus consejos la arquitectura que articularía su banco malo en una unión que será una fórmula intermedia entre la aplicada por el holding de La Caixa y la de los SIP.

El futuro de Unicaja y Caja España-Duero, que votan en una semana su integración para construir una entidad de algo más de 120.000 millones de euros en activos, se articulará en torno a dos fichas bancarias (una malagueña y otra castellanoleonesa) en las que se separarán los activos tóxicos de los interesantes para los inversores. De hecho, según explican desde la caja castellanoleonesa, "los inversores privados son los que nos exigen este saneamiento". La fusión, que cuenta por Caja España-Duero con 525 millones de euros dotados por el FROB, se está planteando solicitar alguna inyección adicional de capital público. "Así no iremos tan justos en este proceso, en especial para tener más tranquilidad ante los próximos test de estrés", insisten desde la entidad castellana.

En el caso de Novacaixagalicia, el reparto de activos en dos entidades, como lo han solicitado al Banco de España, es una cuestión de supervivencia. El banco bueno tendría la propiedad del banco malo, dirigido por los consejeros del FROB, cuando se constituya en septiembre. Entonces, Novacaixagalicia hará efectivas las ayudas públicas. "La entidad nociva explican desde esta caja estaría cargada de ladrillo, suelo y su mora para que no contamine al banco cotizado". El calendario para salir a Bolsa de este último sería en un plazo de dos años.

Por otra parte, la CAM se hará con la ficha de Banco Base tras llegar a un acuerdo con sus exsocios. A Cajastur le pagará ocho millones, a Extremadura, 2,2 millones y a Cantabria, 1,8 millones.

Noticias Relacionadas