Miércoles, 6 de Abril de 2011

La población blanca en EEUU pronto será una minoría

Un estudio del censo de 2010 refleja el descenso en el crecimiento entre familias blancas, frente al aumento entre hispanos y asiáticos

PABLO OLIVEIRA Y SILVA ·06/04/2011 - 13:59h

Una familia hispana de EEUU.

Un nuevo informe sobre el censo de EEUU en 2010 concluye que este país podría convertirse pronto en una nación de minoría blanca, más rápidamente que como se había predicho.

Los datos del censo muestran una disminución del número de adultos blancos y un número cada vez mayor de menores de 18 años en las poblaciones de hispanos, asiáticos y otras minorías. A nivel nacional, el 67% de los adultos son blancos, pero los blancos son sólo el 54% de los niños en 2010.

Además, "si no fuera por las familias hispanas, la población de niños de EEUU habría disminuido", aseguran los autores del informe. Según el análisis, los hispanos tuvieron el mayor aumento en niños en términos absolutos, en 4,8 millones. La población blanca del país creció sólo un 1,2%, un ritmo muy inferior a la tasa de crecimiento nacional, del 9,7% y muy por debajo del 43% de las tasas de crecimiento en hispanos y asiáticos.

"En esta década el país se ha dado cuenta de que el crecimiento de la población hispana es realmente necesario para mantener una cifra positiva", apuntó William Frey, demógrafo de Brookings Institution y autor del estudio.

Los niños hispanos comprenden ahora el 23% de la población infantil, mientras en 1990 suponían sólo el 12%. Los blancos representan el 54% de los menores de 18 años, por debajo del 70% que suponían hace dos décadas. De 2000 a 2010, la población de niños blancos cayó en 4,3 millones, mientras que el número de niños hispanos y asiáticos crecieró en 5,5 millones. En los Estados del país en que se ganó en niños, los hispanos representaron la mayor parte de este crecimiento.

El estudio además refleja que este aumento de la población no es fruto de la inmigración, sino por nacimientos. "Gran parte del aumento en la juventud hispana y asiática durante la última década es por nacimientos y no por la inmigración", apunta Frey.

El análisis destaca la importancia de estas "minorías". "Con una población blanca que envejece y se reduce rápidamente", sigue el informe, "EEUU depende cada vez más de estas minorías que aportan juventud en la población y fuerza de trabajo, con el peso demográfico y la vitalidad necesarias".

Pero este cambio demográfico tiene una serie de "riesgos inminentes". Así, apuntan, pueden surgir brechas raciales generacionales como resultado de los conflictos de interés respecto a los recursos distribuidos en una comunidad. "Políticos o ciudadanos podrían ir en contra de medidas que beneficiaran a los jóvenes, como educación o vivienda asequibles, al identificarlo como una ayuda a minorías o inmigración".