Miércoles, 6 de Abril de 2011

Condena de 40.000 euros por tolerar el acoso escolar

La mayor indemnización para una víctima de 'bullying' en España

 

PAULA DÍAZ ·06/04/2011 - 13:17h

Casi uno de cada cuatro niños es víctima de acoso escolar (bullying) en España, aunque sólo un pequeño porcentaje de afectados se atreve a denunciarlo. Las cosas podrían cambiar a partir de ahora tras el caso del colegio Amor de Dios de Alcorcón (Madrid), un centro concertado gestionado por la Congregación Hermanas del Amor de Dios que ha sido condenado a pagar 40.000 euros a los padres de un menor por el "daño moral" que sufrió el pequeño por parte de unos compañeros. El fallo, que destaca la "actitud omisiva" del centro ante el hostigamiento al niño, supone la indemnización más cuantiosa hasta la fecha en España por acoso escolar, y no ha sido superior porque los padres buscaban sólo "una satisfacción moral por el nefasto obrar" del centro.

"Es una sentencia pionera porque cuantifica el estrés postraumático para que el daño se pueda resarcir, aunque para los padres del menor no exista una cantidad económica que pueda compensarlo", afirmó ayer Iñaki Piñuel, psicólogo del caso. "Además, demuestra que cuando alguien toma cartas en este asunto, puede tener una solución", añadió Pedro M. González, abogado de la familia.

El colegio hizo gala de una "actitud omisiva" ante el hostigamiento

Según relata la sentencia, el pequeño estuvo sometido durante casi tres años a la presión psicológica que sobre él ejercían cinco compañeros de clase. Primero comenzaron a robarle el material escolar, luego le rompían la ropa, después le aislaron por completo y, por último, también hubo agresiones físicas que consistían en clavarle lápices en la pierna.

"No se trata de agresiones graves, pero al recibirlas de forma continuada, el daño que se instala en el niño puede ser irreparable", manifestó Araceli Oñate, otra de las psicólogas del caso y directora del Instituto de Innovación Educativa.

El informe psicológico citado como prueba en la sentencia demuestra que el niño padece "un trastorno de estrés postraumático infantil, crónico, cuyo origen se sitúa en las conductas de hostigamiento que ha padecido de forma continuada en el colegio".

El pequeño soportó durante tres años los abusos de cinco compañeros

"Cosas de niños"

Cuando los padres del pequeño que se encontraba en segundo curso de Primaria cuando comenzaron los abusos se percataron de lo que ocurría, acudieron a hablar con su profesora e incluso con la psicóloga y la directora del centro. Estas, según la denuncia de la familia, prometían en cada encuentro adoptar medidas al respecto, pero sólo llegaron a castigar sin recreo a los agresores alegando que eran "cosas de niños".

La madre del pequeño decidió entonces grabar sus conversaciones con las responsables del centro. La defensa del colegio, por su parte, alega que las grabaciones están "manipuladas" y que nunca "pudieron corroborar las acusaciones". Pero en el fallo consta también el testimonio del padre de uno de los acosadores que, según la jueza, "corrobora la versión de los hechos destacando la actitud omisiva del centro".

La congregación responsable del centro recurrirá por estar "disconforme" con el fallo, informa Europa Press.


View Larger Map

Noticias Relacionadas