Lunes, 14 de Enero de 2008

Bruselas carga contra Microsoft

La Comisión Europea abre dos nuevas investigaciones por posible abuso de posición dominante

PÚBLICO.ES ·14/01/2008 - 20:29h

La Comisión Europea no está dispuesta a pasarle ni una al gigante informático Microsoft. Tras imponerle una multa histórica en 2004, ayer el Ejecutivo comunitario abrió otras dos nuevas investigaciones contra la emporio de Bill Gates como consecuencia de otras tantas demandas. Una de ellas está impulsada por grandes empresas rivales, como IBM, Oracle o Sun Microsystems. En los dos casos, las acusaciones contra Microsoft se centran en que abusa de su posición de dominio en el mercado, la misma causa que provocó el litigio anterior.

La primera de las denuncias ha partido del Comité Europeo de Sistemas Interoperativos (Ecis, en sus siglas en inglés). Microsoft se niega a dar a sus competidores información esencial sobre productos como el paquete Office (que incluye los programas Word, Excel o Power Point), sus productos para servidores y los ligados a la plataforma .Net. De esta forma, la competencia no puede hacer productos compatibles. Así lo afirman, además de IBM, Oracle y Sun Microsystems, Corel, Adobe, Nokia, Opera, RealNetworks, Red Hat y Lisnpire, que forman el Ecis.

En su investigación, la Comisión Europea también va a analizar si el nuevo formato de documentos de Microsoft, Office Open XML, es suficientemente compatible con los productos de otros rivales.

La segunda queja ha sido presentada por la empresa informática noruega Opera, que acusa a Microsoft de vender conjuntamente programas distintos, como Internet Explorer en el paquete Windows,lo que en su opinión es ilegal.

Con estas denuncias, Microsoft vuelve a estar bajo la vigilancia férrea de la UE por los mismos hechos que le merecieron una fuerte multa de Bruselas en 2004 y que el Tribunal de Primera Instancia de la UE ratificó en septiembre del año pasado.

La Comisión Europea matizó ayer que la apertura de la investigación no supone prejuzgar como culpable a Microsoft, pero también dijo que dará prioridad a los expedientes. Además, esta institución recordó que el Tribunal de la UE ha instado a los operadores dominantes a facilitar que sus productos sean compatibles con los de otras empresas, algo que Microsoft puede haber incumplido de nuevo.

La empresa con sede en Redmond (EE UU) se mostró ayer dispuesta a colaborar con Bruselas y a facilitar "toda la información necesaria".

Una multa de casi 500 millones

La guerra entre las autoridades comunitarias de la competencia y Microsoft no es nueva. El primer y larguísimo episodio se inició en diciembre de 1998, cuando Bruselas abrió expediente a la multinacional por abuso de posición. En 2004, la Comisión Europea le impuso una multa de 497,2 millones de euros.

La compañía recurrió la sanción, pero en septiembre pasado el Tribunal de Primera Instancia de la UE respaldó totalmente la decisión de las autoridades comunitarias. Un detalle significativo: Microsoft no recurrió esta sentencia y se comprometió a no incurrir en más comportamientos contra la libre competencia.

Curiosamente, la sanción le fue impuesta por no facilitar información clave a sus rivales para que puedan hacer productos compatibles y también por incluir en el sistema operativo Windows el reproductor Media Player. Son las mismas prácticas (con distintos productos) que ahora volverá a investigar el Ejecutivo comunitario.