Martes, 5 de Abril de 2011

Ordóñez quiere que se contrate a parados fuera de convenio

Pese a los grandes problemas del sistema financiero, el gobernador del Banco de España insiste en pedir recetas para remediar otras dificultades de la economía

V. ZAFRA / M. ALBA ·05/04/2011 - 13:25h

Con la que está cayendo en el sistema financiero español, con varias cajas a punto de la nacionalización y la CAM salvándose por los pelos de la intervención, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, volvió ayer por sus fueros e hizo nuevas exigencias de cómo debe reformar el Gobierno el mercado laboral. Él tiene en sus manos la mayor reestructuración de la historia de las cajas, que hasta ahora está resultando muy controvertida y discutida por casi todos los protagonistas, pero se empeña en solucionar el conjunto de la economía cada vez que interviene en público.

Siempre ha defendido una dura reforma laboral y también cambios en la negociación colectiva, pero ayer fue más allá y pidió que los empresarios puedan hacer ofertas a los parados que estén al margen de los convenios, tanto de la propia compañía como los sectoriales. Según él, con esa y otras medidas se podrá situar al mercado laboral español al nivel de otros que funcionan bien en Europa, como Alemania o Austria.

Cree que bajaría el paro si las empresas pudieran ofrecer peores condiciones

Su propuesta debería incluirse en la reforma de la negociación colectiva que están planteando los sindicatos y la patronal. Para él, esta propuesta no sería "ir muy lejos". "Bastaría dijo con que los empresarios pudieran, al igual que en otros países desarrollados, ofrecer empleos con salarios acordes con su productividad a esos millones de desempleados y que estos pudieran tener la posibilidad de decidir sobre unas ofertas que hoy los empresarios españoles ni siquiera pueden plantearles debido a la rigidez de nuestras singulares normas".

Esas singulares normas a las que se refiere y que quiere flexibilizar son las que permiten que los empleados de cada sector tengan un horario máximo establecido, un salario mínimo por categoría o unos derechos de indemnización en caso de que les despidan. Para el gobernador, sin estas normas se contrataría a más gente. Lo que no dijo, aunque la propuesta lo lleva implícito, es que es una forma de acabar con los derechos de los trabajadores.

En definitiva, lo que quiso ayer dejar claro el gobernador en su intervención en el XVIII Encuentro Financiero, patrocinado por Deloitte y ABC, es que la reforma de la negociación colectiva no se puede quedar sólo en "la buena dirección" de la reforma laboral, sino que debe tener un alcance importante.

Advierte de que la recuperación no será intensa hasta final de 2012

Frente a lo que destiló en otras intervenciones durante el año pasado, ayer se mostró moderadamente optimista sobre el futuro de la economía española, pero pidió al Gobierno que no pare en su afán de hacer reformas, porque ahora son más importantes que nunca, ya que la economía está echando a andar, aunque este año será todavía "complicado" y no será hasta la segunda mitad de 2012 cuando la recuperación será "más intensa".

Aunque los cambios en el mercado laboral son los que más importancia tienen para el gobernador, ayer también destacó que debe concluirse la reestructuración de las cajas y especialmente avanzar en la profesionalización de sus órganos de gobierno. Las que no lo hagan, dijo, no conseguirán que nadie les preste un euro en los mercados internacionales. Y esta advertencia no sólo fue para las cajas, también fue para los gobiernos de las comunidades autónomas, a las que pidió que abandonen "toda actuación que desvíe a las entidades de su objetivo esencial de servir a familias y empresas". Ordóñez ha tenido fuertes pugnas con las comunidades autónomas, que en muchos casos ha perdido, de ahí que aproveche cualquier oportunidad para darles un toque de atención y para intentar quitarles el poder que tienen en las cajas.

El gobernador se quejó de que no impusiera en los momentos buenos la profesionalización de las cajas y también de que no se acometieran las reformas estructurales que ahora se están poniendo en marcha. Pese a ello, aseguró que la recapitalización de las cajas se ha producido cuando tocaba.

Los problemas de la CAM los citó muy de pasada.

Noticias Relacionadas