Martes, 5 de Abril de 2011

El juez rechaza los argumentos de Camps y le pone al pie del banquillo

Flors niega al president, imputado por corrupción, nuevos testigos por su "absoluta inutilidad"

BELÉN TOLEDO ·05/04/2011 - 11:57h

El llamado caso de los trajes avanza lento pero inexorable y cada vez está más cerca de desembocar en un juicio contra Francisco Camps. Ayer, el magistrado instructor de la causa, José Flors, emitió un auto en el que dio por terminado el periodo de alegaciones y lo dejó todo listo para celebrar la vista preliminar, en la que decidirá si Camps se sienta o no en el banquillo. Esto quiere decir que el juez no acepta el argumento de la defensa de Camps para archivar el caso, esto es, que el president nunca recibió regalos de la trama y que los trajes en cuestión se los pagó él.

La vista preliminar no se celebrará de forma inmediata. Según fuentes jurídicas, pasarán dos o tres semanas hasta que se cumplan las condiciones previas fijadas por el juez, que consisten en que se resuelvan los recursos que todavía quedan pendientes en la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV). Se trata de varias pruebas complementarias que habían sido solicitadas por Camps y por otro de los imputados, el exvicepresidente de la Generalitat Víctor Campos. El instructor las rechazó en su momento, pero estos recurrieron y ahora tiene que ser la sala la que se pronuncie al respecto.

El magistrado no acepta nuevamente la pretensión del PP de archivar el caso

Además, hay otro asunto más grave pendiente de resolución. Es la posibilidad de que Camps sea juzgado junto a los empresarios de la trama Gürtel. Ellos fueron los que supuestamente le regalaron miles de euros en trajes, en el mismo periodo en el que la Administración autonómica les otorgaba irregularmente en la mayoría de los casos contratos y adjudicaciones millonarias. Los empresarios están siendo investigados por el TSJ de Madrid, pero este tribunal opina que, en lo relativo al delito de soborno, lo lógico es que sean investigados junto a Camps, el presunto receptor de las dádivas. El alto tribunal madrileño así lo ha hecho saber al TSJ valenciano.

Pronunciamiento rápido

Ahora, es la sala de este último órgano judicial la que tiene la decisión final. Lo primero que tiene que anunciar es si acepta investigar el asunto. Después, le tocará decidir si se une al caso de los trajes en una misma causa, tal y como ha pedido la Fiscalía Anticorrupción en incontables ocasiones. Si la decisión es positiva, la situación de Camps podría agravarse considerablemente. Fuentes jurídicas consideran que es posible que la sala se pronuncie con rapidez. Por eso, Flors quiere esperar a que la incógnita se despeje.

La vista previa analizará la posible falsificación de facturas

En su auto de ayer, el juez también aclaró cuál será el contenido de la audiencia preliminar. Este es un momento procesal previsto en la Ley del Jurado por la que se rige este proceso debido al tipo de delito en el que las partes expondrán sus conclusiones y se practicarán las pruebas y declaraciones necesarias para que el juez decida si abre o no juicio. Si la decisión es positiva, empieza un largo proceso de elección de los miembros del jurado, que podría culminar el próximo otoño.

Flors rechazó ayer varias solicitudes de Camps para la vista preliminar. El president pidió que declararan su chófer y uno de sus escoltas a quienes, según su defensa, Camps indicó que pagaran en metálico una americana adquirida en una de las tiendas en las que supuestamente la trama le compró los trajes: Forever Young y Milano. El instructor rechaza de plano la petición con lenguaje duro: sería de "absoluta inutilidad". Entre los testigos que sí declararán están los dos peritos de Hacienda que analizaron la información contable de las dos tiendas. Además, el perito contratado por Camps también expondrá sus conclusiones.

Denuncia de facturas falsas

El plazo estimado para su celebración es de dos a tres semanas

El instructor, además, prestará atención a la "posible manipulación de archivos informáticos de la mercantil Forever Young referidos a ventas de las prendas de vestir". El juez se refiere a un documento aportado por la Fiscalía que tiene su origen en la denuncia de José Tomás, sastre de ambas tiendas. Tomás denunció que las facturas de Camps se falsearon en marzo de 2009, poco después de que estallara el caso. La maniobra se llevó a cabo dos días después de una reunión de Federico Trillo, dirigente del PP, con el propietario de los establecimientos, Eduardo Hinojosa. Para aclarar el asunto, Flors llama a declarar al informático que alteró las facturas y a la asesora contable de Hinojosa.

El TSJCV también debe decidir si acepta la petición del TSJM de que investigue otros graves delitos presuntamente cometidos por la cúpula del PP valenciano, como financiación irregular del partido. Según informes policiales, el PP pagó en negro a la trama corrupta por actos electorales. Parte de ese dinero vino de constructoras adjudicatarias de la Generalitat Valenciana.

Noticias Relacionadas