Martes, 5 de Abril de 2011

Francia y la ONU negocian la salida de Gbagbo de Costa de Marfil

El expresidente niega que vaya a renunciar al poder, mientras sus tropas se rinden. Dos generales establecen con París las condiciones de la caída del régimen saliente

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·05/04/2011 - 10:01h

Francia y la ONU buscan una salida a la guerra civil en Costa de Marfil. A lo largo del día, el primer ministro francés François Fillon, y su ministro de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, daban por hecho la salida de Laurent Gbagbo, el expresidente, que se había negado a reconocer los resultados electorales de noviembre pasado.

La agencia Reuters informó de que aceptaba rendirse y pedía la protección de la ONU, sin dar más detalles, aunque poco después se desmintió la información sobre la rendición. El propio Gbagbo, en una entrevista telefónica con la cadena francesa LCI grabada a las 17.30 GMT negaba estar negociando y volvía a dejar claro que no reconoce la victoria en las elecciones de Alassane Ouattara, el mandatario al que apoyan las tropas de Francia y la ONU. "Yo gané las elecciones", dijo.  

Sin embargo, Juppé aseguró que las negociaciones para la rendición de Gbagbo "siguen en curso". De hecho, las declaraciones del exmandatario fueron grabadas antes de que el jefe de la diplomacia francesa anunciara el inicio de las conversaciones y se han dado a conocer cuando la mayor parte de sus tropas han mostrado su predisposición a rendirse tras el ataque de las fuerzas de la ONU y el destacamento francés en Costa de Marfil.

Garantías por escrito

París ha exigido que Gbagbo firme un documento con el que garantice su "renuncia al poder" y su reconocimiento de la autoridad de Ouattara como "presidente". El expresidente y miembro de la Internacional Socialista hasta marzo pasado estaría por su parte intentando garantizar que Francia permitirá el mantenimiento en sus funciones de decenas de sus hombres clave en las administraciones. Gbagbo también buscaría garantías sobre sus haberes y sus cuentas.

Según algunas fuentes, Gbagbo está escondido en el sótano de su residencia  

A primera hora de la tarde, varios de sus generales, entre ellos el jefe del Estado mayor, pidieron a la ONU un alto el fuego y dieron la orden del cese de los combates. La ONU, por su parte, ordenó a sus tropas que recibieran las armas (de los efectivos de Gbagbo) y ofrecieran protección a los miembros que quedaran desarmados".

Las fuerzas de Ouattara se hicieron esta pasada noche con el control del palacio, después de un día de fuertes combates, según declaró a la BBC un portavoz opositor, Patrick Achi. Esta mañana se oyeron más disparos de armamento pesado en el barrio de Plateau, donde se encuentra la residencia. En un primer momento se desconocía si Gbagbo se encontraba dentro. A la pregunta de qué le sucedería a Gbagbo en caso de ser capturado, el portavoz se limitó a precisar que sería detenido y entregado a la justicia.

Mientras la calma parecía volver a las calles de Costa de Marfil, dos generales del presidente saliente empezaron las negociaciones con Francia para establecer las condiciones de la rendición de Gbagbo. 

Gobierno de unidad nacional

Juppé se mostró optimista y a primera hora de la tarde aseguró que su país está "a dos dedos" de convencer a Gbagbo de que abandone el poder.  En el mismo sentido se expresó el titular de Defensa, Gérard Longuet, quien dijo que la situación crítica que vive el país se resolverá "en las próximas horas".

Francia cree que la crisis se resolverá "en las próximas horas"  

Longuet justificó además la intervención de Francia en el conflicto aduciendo que la capital marfileña se podría haber convertido en "un apocalipsis" en caso de no haber evitado los ataques contra la población. 

Por otro lado, François Fillon informó de que junto al propio Sarkozy y Juppé mantuvieron una reunión con Ouattara  a quien expresaron la voluntad de Francia de "contribuir a la construcción de un Gobierno de unidad nacional para asegurar la reconciliación de todos los marfileños".

Situación de caos

"Hay explosiones continuas por toda la ciudad; los hospitales están cerrados, no se pueden trasladar enfermos porque si las ambulancias se atreven a salir son tiroteadas; los servicios públicos no funcionan, por lo que hay decenas de cadáveres en las calles que nadie recoge".

"Hay decenas de cadáveres en las calles que nadie recoge"

Las agencias humanitarias de la ONU han denunciado que Abiyán se encuentra en una situación de caos. "El acceso a la población es imposible. Los trabajadores humanitarios también deben quedarse encerrados en sus casas por motivos de seguridad, pedimos a las partes implicadas que por favor protejan a los ciudadanos", pidió Byrs, Elisabeth Byrs, portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA).

La guerra civil de Costa de Marfil ha provocado más de un millón de desplazados internos y centenas de miles de refugiados, además de centenas de muertos. La OCHA han descrito varios casos extremos como el hacinamiento de 3.000 malienses que, huyendo de los combates, se han refugiado en el recinto de su embajada en Abiyán.

Noticias Relacionadas