Martes, 5 de Abril de 2011

El último "Harry Potter" es una cinta de acción y aventura "poco convencional"

EFE ·05/04/2011 - 01:26h

EFE - David Heyman, uno de los productores de la cinta. EFE/Archivo

La última entrega de la saga cinematográfica de "Harry Potter", que llegará a los cines el próximo julio ante la atenta mirada de sus millones de seguidores, es una película de acción y aventura "poco convencional", según detallaron hoy en Nueva York sus productores.

"Es una cinta llena de acción y aventura, pero poco convencional para Hollywood", indicó David Heyman, uno de los productores del filme, durante un encuentro en Manhattan con medios de comunicación con motivo de la inauguración de una gran exposición con objetos originales de la película y reproducciones de sus escenarios.

Heyman, que estuvo acompañado por el también productor David Barron y gran parte del elenco de la saga a excepción de sus principales protagonistas, detalló que la película que cierra las historias creadas por la británica JK Rowling hará las delicias de la multitud de seguidores de las cintas y también les sorprenderá.

"Tiene más acción que la primera parte y está llena de aventura, pero es poco convencional en la manera en que el espectador se encuentra recorriendo buena parte de los recuerdos de los protagonistas", indicó Heyman sobre la segunda parte de "Harry Potter and the Deathly Hallows", dirigida por David Yates.

El productor destacó las grandes batallas de guerra que contiene el nuevo título y recordó cómo el rodaje de esta última entrega de Harry Potter dejó escenas imborrables, como la destrucción de Hogwarts, el colegio donde estudian los protagonistas y donde "hasta ahora estaban a salvo".

"Hasta allí llega la guerra y la destrucción", detalló Heyman, quien desveló que durante el rodaje tuvieron que derribar y construir varias veces los complejos escenarios donde Harry Potter y sus amigos estudian debido a que no se rodó la película secuencialmente.

El productor no quiso desvelar mucho más antes del estreno mundial de la película, que se producirá el próximo 15 de julio, pero reconoció que el último día de rodaje fue "muy triste".

"Fue un día lleno de emociones. A lo largo de diez años habíamos creado una familia que ahora se separa", indicó Heyman, quien reconoció que, cuando en 2001 se estrenó la primera entrega de la saga, "Harry Potter and the Sorcerer's Stone", jamás imaginó que dedicaría una década a esos conocidos títulos.

Con él coincidieron hoy en Nueva York buena parte de los integrantes del elenco para la fiesta de inauguración de una gran exposición sobre las películas del joven mago en el Discovery Center de Times Square de Manhattan y para el lanzamiento en DVD de la primera parte de "Harry Potter and the Deathly Hallows", que llegará a mediados de este mes a numerosos países del mundo.

Entre ellos estuvieron los veteranos Michael Gambon (Dumbledore), Robbie Coltrane (Hagrid) o Helen McCrory (Narcissa Malfoy), así como los actores que interpretan a los integrantes de la familia Weasley casi al completo: Bonnue Wright (Ginny Weasley), James y Oliver Phelps (Fred y George Weasley), Mark Williams (Arthur Weasley) y Domhnall Gleeson (Bill Weasley).

Los principales actores Daniel Radcliffe (Harry) -pese a que actúa estos días en un musical en Broadway-, Emma Watson (Hermione) y Rupert Grint (Weasley) fueron, sin embargo, los mayores ausentes del encuentro con la prensa en Nueva York.

Tampoco estuvieron en el encuentro algunos de los conocidos actores que interpretan a los archienemigos de Potter, como Ralph Fiennes (Lord Voldemort), Alan Rickman (Severus Snape) o Helena Bonham Carter (Bellatrix Lestrange).