Martes, 5 de Abril de 2011

El PSOE asume que tendrá un doble liderazgo hasta las generales

Iglesias asegura que el 38º Congreso del partido se celebrará "después de las elecciones" de 2012. Los dirigentes socialistas rechazan cualquier comparación con la bicefalia de 1998 entre Borrell y Almunia

CAROLINA MARTÍN ·05/04/2011 - 01:00h

Las primarias del PSOE son para el verano y la bicefalia se mantendrá durante un año. Así se desprende de las palabras del secretario de Organización, Marcelino Iglesias, que aseguró ayer al término de la reunión de la Ejecutiva del partido que el 38º Congreso, donde se elegirá al próximo secretario general y a la nueva dirección, se celebrará "cuando toque. Y siempre es después de las elecciones generales".

El anuncio de José Luis Rodríguez Zapatero de que agotará la legislatura, pero no optará a un tercer mandato, augura doce meses de liderazgo compartido con quien resulte ganador de las primarias. Pero ésta, afirman fuentes de la dirección del PSOE consultadas por Público, "durará de facto unos meses", porque a partir de septiembre "todo el partido se concentrará en el programa electoral y la campaña".

Zapatero compara la política con el judo: hay que aprovechar la fuerza del contrario

Los dirigentes consultados están convencidos también que esta bicefalia no tendrá nada que ver con la vivida en 1998, cuando Joaquín Almunia estaba al frente de la secretaría general y Josep Borrell era el candidato a la Presidencia. Su abrupto desenlace, tras la renuncia de Borrell, trae malos recuerdos a los socialistas. Entonces, ambos dirigentes estaban claramente enfrentados. Ahora, en el PSOE creen que "el talante de Zapatero evitará cualquier tipo de problema porque su objetivo será facilitar la vida al candidato".

Las tareas pendientes

Zapatero volvió a Ferraz 48 horas después de anunciar su decisión para marcar la agenda hasta las elecciones municipales y autonómicas del próximo 22-M. En su intervención ante la Ejecutiva, recordó las tareas que tienen por delante tanto en el partido como en el Gobierno, volvió a poner sobre la mesa las bondades del Plan E de inversión en los municipios y pidió a la dirección que aproveche la actual "energía positiva".

Los socialistas creen que han vuelto "al centro del tablero de juego"

Además, aprovechó para hacer un análisis político de lo sucedido el sábado. El líder comparó la política con el judo, explicaron fuentes de la dirección, para subrayar que "hay ocasiones en que hay que aprovechar la fuerza del contrario para volverla contra él". Y como el PP ha puesto toda la presión en Zapatero, al que considera culpable de todo, "esta decisión se ha vuelto contra ellos. Los ha dejado desorientados", sostuvo el presidente.

En esta dirección fue también la intervención de la portavoz electoral, Elena Valenciano, que puso de relieve el "despiste" de los conservadores. "Ahora se pondrá de manifiesto que el PP no tiene proyecto ni liderazgo", destacó.

Iglesias insistió en varias ocasiones, durante la rueda de prensa posterior a la reunión, en que no toca hablar de primarias. Pero se refería a no especular sobre posibles nombres, porque el secretario de Organización sí hablo de ellas, pero como proceso. El PSOE, subrayó, no quiere "rehuir ese debate" sino ponerlo en valor.

Trinidad Jiménez y Bono se descartan como candidatos para las primarias

Así, distinguió dos formas de abordar la elección de un candidato a la Presidencia del Gobierno, "con la imposición del dedazo", que es "la fórmula que utiliza la derecha", y mediante una práctica democrática. Eso es lo que la ciudadanía exige y lo que los socialistas volverán a practicar incluso "cuando a algunos les da vértigo", apuntó Iglesias, recordando que la democracia es muy saludable en el interior de los partidos.

Desde la formación insisten en que Zapatero ha administrado los tiempos de una decisión que tenía tomada, porque "quería producir una renovación profundamente democrática con el mecanismo más renovador y democrático que hay", explicó Iglesias, refiriéndose a las primarias. El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, resaltó, ha puesto en manos de los militantes las herramientas para elegir a su líder.

Como en varias ocasiones ha defendido Zapatero, el número tres del PSOE remarcó que el candidato socialista "tendrá mucha más legitimidad democrática", en contraposición al líder del PP, Mariano Rajoy, que es "heredero de Aznar" por imposición. "Que los candidatos tengan un origen democrático es determinante para el éxito electoral", remachó Iglesias.

Optimismo renovado

Pero, antes de 2012, los socialistas tiene la vista puesta en los comicios del próximo mes de mayo. Y parecen mirar ese horizonte con más ánimo que el demostrado en los últimos meses. "Despejada la mayor", dijo Iglesias, "nos vamos a centra en ganar estas elecciones". Esa mayor ha tenido una efecto euforizante entre los socialistas, no exento de otras emociones. Lo cierto es que los miembros que intervenieron en la reunión de ayer tuvieron palabras emocionadas y sentidas para Zapatero, antes de exponer su reflexión sobre lo ocurrido.

En opinión de la dirección del PSOE, el anuncio que Zapatero hizo el pasado sábado en el Comité Federal, les ha vuelto a situar "en el centro del tablero de juego". Una buena posición para acometer los próximos procesos electorales. "Abordamos esta precampaña con optimismo y con ganas de dar y ganar esta batalla", enfatizó el número tres del PSOE.

Además de analizar el "intenso e interesante" fin de semana, los socialistas repasaron la guía de campaña así como las líneas de discurso. Un capítulo del que se ocupó especialmente el vicesecretario del PSOE, José Blanco, que trazó la hoja de ruta. Visto que los actos del pasado fin de semana, hasta 620 en toda España y nueve de ellos con ministros, "han funcionado muy bien", el número dos del PSOE tiene previsto repetir ese modelo de "multiplicación de actos".

De cara a las locales, toca remarcar la inversión realizada en los municipios con el Plan E y que asciende a alrededor de 13.000 millones de euros. Y, para las autonómicas, los socialistas quieren aprovechar la campaña para confrontar las políticas desarrolladas por los gobiernos del PSOE y los del PP porque, según vienen explicando, "no es lo mismo que gane la derecha que el Partido Socialista". Por otro lado, Iglesias lanzó un guante a los conservadores para que hagan propuestas a los ciudadanos en este momento, ahora que ya no pueden echarle la culpa a Zapatero, que es la "especialidad única de la casa".

Los autodescartados

El eje central del discurso de los socialistas son las elecciones del 22-M, pero siempre hay versos sueltos para hablar de primarias. Aunque sea para descartarse como posible candidatos. El presidente del Congreso, José Bono, señaló en una entrevista en la Cadena COPE que no se postulará para suceder a Zapatero y se puso a disposición del partido como ayudante "cualificado". También quiso retirarse de las quinielas la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez. "No me lo planteo", aseguró.